Articulistas y Opinión Educación Ambiental Medio Ambiente Venezuela

26 de Enero 2021 Día Mundial de la Educación Ambiental: EDUCAR PARA UN MUNDO EN CRISIS


Alfabetización ecológica, lucha por el poder, retoma de viejas y nuevas luchas y glocalización de la educación ambiental

“Solo tres tipos de personas están exoneradas de participar en la lucha ambiental: los que no necesiten respirar aire puro, ni tomar agua potable, ni comer alimentos sanos”

Ecólogo Edilberto Ferrer Véliz.

José Gregorio De Sousa Infante

Escríbenos ecoinfante@gmail.comguardeamvenezuela@gmail.com     @guardeam, @DeSousaInfante @guardaparquesdesousainfante, Visita el blog animaleandovenezuela.blogspot.com


Educar para un mundo en crisis, ese es el reto de la educación ambiental este 2021. Educar para los nuevos retos, sin abandonar las tareas pendientes y metas no logradas en años anteriores. Educar para el futuro, tratando de recuperar la memoria pérdida sobre el uso de la naturaleza. Educar para un mundo entre-pandemias, orientar una nueva normalidad y alejarnos de aquella nueva normalidad post-covid que quieren imponernos. Estos y otros aspectos, trataremos de abordarlos a propósito del 26 de enero día mundial de la educación ambiental.

EL ORIGEN DEL DÍA

Esta fecha tiene su origen en 1975, año en que se celebró en Belgrado (capital de la República de Serbia), el Seminario Internacional de Educación Ambiental, donde participaron expertos de más de 70 países. En este evento se establecieron los principios de la Educación Ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. Como resultado se publicó la Carta de Belgrado, en la cual se plasman las reivindicaciones fundamentales de la Educación Ambiental.

PARA QUE EDUCACION AMBIENTAL

A continuación, algunos de los objetivos de una nueva educación ambiental entre pandemias.

ALFABETIZACIÓN ECOLÓGICA

Iniciar “la era de la alfabetización ecológica, entendida como la capacidad de comprender la organización de los sistemas naturales y los procesos que sostienen la vida en la Tierra. Llegó el momento de aprender de los sistemas vivos” Esta es la recomendación del investigador Bio Christian presidente de la ONG ambientalista Amartya. Esta es una de las tareas iniciadas hace décadas y no concluidas, ni siquiera estamos cerca de ver resultados concretos.

¡Vamos a darle un reimpulso a la alfabetización ecológica! Con la “incorporación transversal y paradigmática de la temática ambiental dentro de los currículos y el sistema educativo”, además la educación ambiental no formal e informal, apoyándonos en los medios de comunicación y redes sociales. Por otro lado “los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas exigen que, de aquí a 2030, aseguremos que todos los estudiantes adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible”. Es decir, estamos en una carrera contrarreloj.

EDUCAR PARA LA PAZ, LA NUEVA NORMALIDAD DE UN MUNDO ENTRE PANDEMIAS

Educar para la paz y disponernos a enfrentarnos con los grandes poderes globales. Educar para una nueva normalidad, que no tenga que ver con el “nuevo orden mundial” que quieren imponernos. Etimológicamente, la normalidad es la norma del mal. Dicen… que iniciaremos una “nueva etapa pos-pandemia”; pero en realidad será una vida entre pandemias, que con frecuencia azotarán a la humanidad, como parte de una guerra bacteriológica y una guerra múltiple entre las potencias para disputarse el liderazgo mundial.

Esto implica amentar la educación sanitaria, comprender el ciclo de virus y bacterias y su impacto en nuestras vidas. Como lo he repetido en otros artículos: creemos en espantos, fantasmas, superhéroes de la tv y el cine, en el “maldeojo”, en supersticiones diversas; pero, nos cuesta aceptar la existencia de microorganismos capaces de transmitirnos enfermedades mortales.

Nuestro pueblo venezolano, cree en mitos y leyendas, pero no cree en virus y bacterias, lo que consideran un “invento del gobierno”. Es necesario incrementar la formación científica y sanitaria de la población. Otra tarea de la educación ambiental este 2021.

EDUCAR PARA LA DEFENSA DE LA VIDA, LA FAMILIA Y LOS ELEVADOS VALORES HUMANOS

Educar para la defensa de la vida, en todas sus formas. Comprender que el objetivo de toda especie es la vida. Es necesario movilizarse contras las manipulaciones de las corrientes pro-aborto, pro-eutanasia, pro-eugenesia, pro-matrimonio igualitario y otras infiltraciones ideológicas del imperialismo. Aunque suene duro: el orden mundial ha logrado educar a varias generaciones contra la vida, disfrazándola de modernidad, emancipación, lucha social. Han logrado confundir los términos y conceptos en el derecho, desconociendo el derecho a la vida de un tercero; sustituyéndolo por derechos sexuales y reproductivos. Valen sus derechos; pero no valen los de los nuevos seres en formación y esta gran mentira la vienen imponiendo a un mundo en crisis, carente de valores.

Es necesario un debate sobre la igualdad de género, parece que la función de aprobarlo, es más electoralista que por necesidades sociales. Debemos proteger la familia tradicional. Las uniones del mismo sexo; crearan una ambigüedad social, una relativización de los valores y vulnerará el derecho de niños, niñas y adolescentes a conocer e interactuar con sus padres biológicos. El matrimonio es una institución nacida para proteger la procreación.

Los ambientalistas desde nuestros inicios, hemos dedicado nuestra labor a la defensa de todas las formas de vida; incluso aquellas especies repudiadas por la mayoría: serpientes, murciélagos, arácnidos, anfibios, etc. Cuanto más se justifica defender nuestra propia especie, del neonazismo disfrazado de derecho sexual y reproductivo. Las ideas son como la energía: no se destruyen, solo se transforman para ser socialmente aceptables; pero el objetivo es el mismo: la masacre de seres humanos, creando una justificación que lleve a su legalización.

El maltrato animal es un delito; pero matar a un bebe es un derecho: sociedad con valores distorsionados.

EDUCAR PARA LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA AMPLIA Y PARA LA TOMA DEL PODER

Educar para la participación ciudadana amplia y para la toma del poder y la justicia social. Se trata de lograr la participación protagónica en la toma de decisiones, en los asuntos que le conciernen o afectan. Promover la formación política, para ocupar los diferentes cargos públicos, incluyendo los de organizaciones comunitarias. Formar para la activa participación en las comunidades y la defensa de la democracia. Los ambientalistas deben plantearse la toma del poder; porque entonces el ideal ambiental nunca será implantando; pues siempre las propuestas de desarrollo sustentable chocarán con la clase gobernante anti-ecológica; que reduce lo ambiental a pequeñas acciones, a simbolismos y consignas, si modificar el modelo industrial productivo, agrícola, comercial.

SEGUIR SIENDO LOS QUIJOTES VERDES DEL SIGLO XXI

Promover la unidad y cohesión social, a sabiendas que cada paso, cada tema podría dividirnos y enfrentarnos. Despertad a la humanidad, sin sonar panfletario o planetario. Seguir siendo los quijotes verdes del siglo XXI, en medio de toda clase de descalificativos de las mismas personas que tratamos de concienciar o que la salvación social depende de la participación de ellos.

Reorientar la lucha ambiental, pervertida y seducida por el capitalismo y sus nuevos postulados (capitalismo verde, capitalismo solidario, canjes de deuda por carbono, reconversión energética, perpetuación la pobreza para disminuir los daños ambientales, la moda de lo ecológico (neveras, gasolina, autos ecológicos, etc.) reducción de la población; etc. En realidad, se trata de pintar las cosas de color verde sin modificar los procesos productivos y sin reducir la demanda de cosas innecesarias, ni revertir la tendencia de la obsolescencia planificada.

ENFRENTAR EL MALTUSIANISMO Y NEONAZISMO

Enfrentar a una “elite maltusiana”, que quiere reducir la población mundial, sin reducir sus estilos de vida, ni la expoliación que hacen sus empresas a los países empobrecidos. Se dice que es necesario reducir la población, aprobar el aborto, el matrimonio igualitario, la eutanasia, pena de muerte; pero las elites promueven el consumo, el derroche. Igualmente el nuevo orden, crea mecanismo para asfixiar a los países y continuar su expoliación.

Han logrado infiltrar los movimientos sociales y promover la muerte como modernidad y emancipación. En realidad, las élites mundiales tratan de deshacerse de la gente improductiva según ellos. Neo-nazismo y Maltusianismo se combinan, mutan, infiltran los movimientos sociales y hacen que estos asuman esas ideas como propias. Si tomamos los números de abortos clandestinos utilizados por las feministas y llevamos esta proporción a cada país; multiplicando estos números por 200 países. Será una masacre mundial, la aprobación de abortos a capricho.

Estos números crecerán exponencialmente cuando el aborto, sea asumido como práctica social y a cualquier joven se le recomiende abortar una y otra vez; en vez de educar en la sexualidad responsable; que es la antítesis del aborto. Si apruebas una, ya no será  necesaria la otra opción. Los ambientalistas deben asumir la defensa de nuestra especie y no parcializarse, por un caso tal que conocemos. Pensemos en los números globales de asesinatos. El rechazo al aborto será tema de otro artículo. Por ahora nosotros diremos no al aborto a capricho. #NoAlAborto #NoAlAbortoSiALaVida #AmbientalistasNOApoyamosElAborto

SEGUIR SIENDO EL CRONISTA DE LA EXPOLIACIÓN

Continuar siendo el cronista de la expoliación, el denunciante del burocratismo verde, añorando lo que pérdimos, sin lograr detener la destrucción de lo que tenemos. La educación ambiental, debe capacitarnos para el diagnóstico ambiental, la evaluación de impactos, el monitoreo de los problemas ambientales comunitarios. Educar es transmitir cultura, eso incluye la añoranza de lo que pérdimos: los ríos, bosques, estilos de vida, etc.

A nivel de cada hogar, enseñarnos a monitorear la progresiva pérdida de recursos, calidad ambiental,  impacto en la salud. Es un micro-ecologismo aplicado al hogar.

Los retos

Entender la complejidad del mundo en que vivimos.

La primerísima tarea es entender la complejidad del mundo actual, el nuevo orden mundial, la dominación, el imperialismo, el surgimiento de alternativas políticas que tratan de copiar al capitalismo. No es fácil explicar, porque los ambientalistas somos anticapitalistas: porque rechazamos un sistema de guerras de dominación, que ha expoliado al mundo, extinguido los hábitats, especies, ecosistemas, culturas y pueblos.

Rechazamos un sistema que produjo modernidad, adelantos científicos, pero a un precio muy alto para la vida

El capitalismo no puede seguir gobernándonos. Las elites bancarias, financieras armamentistas que hacen guerras, masacran pueblos y luego nos convencen que la guerra era necesaria, que los muertos eran criminales y que además deberán saquear esos pueblos para cobrase el favor que les hicieron: caso Siria, Libia, Irak, Afganistán.

 Venezuela padece una guerra no convencional que ha sembrado desesperanza y miseria. Todo esto en nombre de la democracia, la paz, los derechos humanos. Pero luego vemos que los migrantes mueren en el camino, son encarcelados, deportados o “lanzados” al mar por esos países que se dicen defensores de los derechos humanos. Es un mundo terrible, que exige que elevemos la voz.

La ilógica del capitalismo es sembrar miles de árboles, que luego serán bombardeados, quemados, talados para los mercados de maderas preciosas, mueblerías, carne de hamburguesas o proteger especies para aumentar los inventarios que luego irán a los mercados asiáticos de carne y medicina natural o a los mercados norteamericanos y europeos de mascota exóticas.

Necesitamos un nuevo orden mundial, un cambio en el sistema de cosas. Sería un quijote, si lo propongo y un resignado Sancho panza, si digo que es imposible un cambio y que sigamos así.

Militancia política y debate social

El ambientalista de la década 2021-2030, debe ser un militante político-ecologista, debe lograr llegar a los grandes foros mundiales, debe impactar en las redes sociales y lograr posiciones ciertos temas. Debe luchar por conquistar el poder a nivel local, de lo contrario siempre seremos lo que ellos dicen: los come flor, los ecologistas trasnochados opuestos al progreso, planteando a los gobiernos regionales y locales, cosas imposibles, con el reciclaje, la conservación de cuencas hidrográficas, la sanidad animal, la instalación de plantas de tratamiento y separación de los desechos, el cumplimiento de la normativa ambiental, entre otros.

Algunos deberán organizarse en partidos verdes (verdaderamente ecologistas) no pseudo organizaciones. No podemos seguir los ambientalistas mirando la fiesta desde afuera; es necesario subir a la pista de baile. No podemos seguir apoyando candidaturas políticas, que no tienen el ambiente como columna vertebral y si no existieran, en nuestra región este tipo de organizaciones; entonces, estamos llamados a proponer, formar, apoyar su creación.

Entendí que todos estos años hemos practicado un ambientalismo ingenuo, que llega a lo “bobalicón”. Que hemos servido de plataforma, para montar en el poder a los extractivistas y depredadores y que nos ha faltado la claridad en la lucha. Es hora de organizarnos para la toma del poder; de la cual, muchos de nuestros militantes consideran algo sucio (la política). Mientras tanto; alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y políticos en general, llegan a los cargos, a favorecer la depredación ambiental, a pagar los favores recibidos de las trasnacionales o los grupos económicos locales.

Mientras Ud. reforesta un parque, avenida o ecosistema degradado, los políticos y empresarios negocian nuevas concesiones, deforestaciones masivas, el relajamiento de la  normativa ambiental. Ud. ni siquiera se enterará porque ud, se mantiene alejado de la “inmundicia de la política” y a ellos esa actitud les conviene mucho. Le informo, que nos quedan menos de 10 años para revertir los daños ambientales y estos implica agarrar el timón del barco, para que no naufrague en el mar de la contaminación, el extractivismo y la perpetuación de la pobreza y la dominación de los pueblos.

¡No es que queramos, es que nos toca!

Tenemos una obligación moral y un papel que cumplir en la historia: seamos el faro que guie el desarrollo social, pero si estamos apagados, desconectados, no alumbraremos nada,

En conclusión, los ambientalistas de hoy deben planearse la toma del poder a través de la organización electoral, política, armonizando en una propuesta las demandas sociales con la conservación de la naturaleza. La educación ambiental debe sembrar esta semilla política; por lo tanto, los nuevos programas deben ir dirigido a conocer la política, las herramientas constitucionales de participación ciudadana (iniciativa legislativa, referéndum, cabildos abiertos, contraloría social, asamblea de ciudadanos y ciudadanas), fomentar el liderazgo, el desarrollo de habilidades comunicacionales, la militancia en organizaciones.

Este siempre ha sido un error de la educación ambiental, dedicarse a dictar charlas a ciertos públicos, a difundir mensajes; pero sin convocar a la gente a militar en el movimiento ecologista. Debemos aprender de los religiosos, que predican la palabra, invitan a la iglesia, sino tiene tiempo de asistir; entonces van a su casa a círculos de estudio y oración. Los “diezmos ecológicos” vendrán después.

Dejar de practicar un ambientalismo ingenuo y hasta bobalicón                

Durante décadas educamos para el cambio climático, la contaminación, protección de la biodiversidad, etc. Pero una constante siempre; permitimos que los que están en el poder sigan en sus cargos, que las empresas sigan; pero, sin reclamarles por los daños. Predicamos un mundo verde, sin exigir y presionar un cambio de modelo. Otra vez se impusieron dentro del ecologismo, las corrientes más románticas que consideran que ni de cerca con la política, la organización social, ni nada de eso.

Nos dicen que sigamos reciclando, haciendo manualidades con desechos y celebrando eco-efemérides. Esa forma ingenua de hacer ambientalismo, no logró masificar el mensaje, no generó recursos, y sirvió para posicionar y mantener a los agresores ambientales en su sitio; mientras, marginó a los ambientalistas. Nos desconectó de las realidades de la gente común. Nos transformó en elites científicas, académicas, intelectuales desconectadas del pueblo.

El nuevo ambientalismo

El nuevo ambientalismo debe tener sentido de la urgencia: quedan menos de 10 años para revertir las causas del cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y exigir la reparación de los daños.

Entender el rol social que jugamos los ambientalistas: somos los librepensadores de nuestra época, somos los mediadores de los conflictos sociales, somos los guías de ese supuesto mundo sustentable que predicamos, que debemos mostrarle al mundo como sería, cuales serían los beneficios de el o los maleficios, de no participar. Somos los contralores sociales, somos los denunciantes, somos, los comunicadores de las nuevas ideas.

En este último aspecto debemos ser muy autocríticos y revisar nuestras debilidades como la pereza intelectual, la falta de organización, el anarquismo, la falta de compromisos con las luchas, en gran parte de la militancia ambientalista.

Por un lado, están los académicos e investigadores, en su confort de su laboratorio, en su academia, sin militar, ni participar directamente en ninguna causa. Empezando, ellos ven a todo el mundo como inferiores intelectuales, es decir ellos en el planeta de los simios. Existe incluso un intelecto-racismo, ellos no conversan, ni socializan si no con académicos, investigadores de alto nivel, e incluso de su misma línea. Consideran todas las actividades humanas como pérdida de tiempo y están tan ocupados estudiando e investigando que no tiene tiempo de asistir a reuniones, ni participar en la lucha social; ni siquiera por mejores sueldos. A los investigadores universitarios, incluso deben obligarlos a dar clase a los alumnos de pregrado a quienes algunos consideran pérdida tiempo.

Por el otro lado existen unas corrientes anarquistas, pocos comprometidas, para quienes el ambientalismo es solo excursionismo, sin asumir ningún programa o proyecto en concreto. Viven sin mayores compromisos.

Glocalización de la educación ambiental

Llegamos a un llegadero, donde todo el mundo debe sumarse en el activismo por el planeta, superando las visiones localistas o al contrario planetarias, sin anclaje local. Se requiere pensamiento global y acción local. No nos dejemos manipular de estos investigadores y académicos y su división marxista o capitalista del trabajo ambiental: ellos hacen el trabajo intelectual (piensan) y el resto sembramos, marchamos y ponemos el trabajo físico. Todos interrelacionados, todos militando, todos activados.

La concatenación de los grandes temas: el amazonas, las selvas tropicales, el cambio climático, los micros plásticos.

De repente, los ambientalistas se silenciaron. Se dejo de hablar del amazonas, de bosques tropicales, de la destrucción de las cuencas hidrográficas y parques, de la minería depredadora tanto metálica como no metálica. De repente el ambientalismo se olvidó de estos temas y se asumieron nuevas banderas; como si ya hubieran completado los objetivos en las luchas anteriores. Asumir los nuevos temas: micro plásticos, cambio climático, contaminación electromagnética, perdida de la biodiversidad, transgénicos; conectándolos con las viejas luchas. Lograr estructurar un cuerpo orgánico de planteamientos, según la región y lograr la incorporación de la ciudadanía. Asumir nuevas tareas sin abandonas las viejas.

Las exigencias legislativas

Una poderosa arma del ambientalismo Europeo son las iniciativas legislativas. Es decir, grupos de ciudadanos y ciudadanas y organizaciones que logran presentar a sus respectivos parlamentos propuestas de leyes y en paralelo realizan una gran agitación social para impulsar su aprobación. Son batallas legales que van impactando en la gestión pública y que si se masifican lograrán un acumulado de avances, que desembocarán en un cambio de modelo industrial, comercial, agro productor, económico, para finalmente forzar el cambio político y social. Aquí debatimos sobe quien fue primero: el huevo o la gallina. Pero, estamos convencidos, que unos cambios en el modelo productivo, forzaran el cambio político.

Que la conservación sea tema de conversación

Finalmente, la meta es impulsar estrategias educativas, formales, informales, comunicacionales para lograr un pequeño; pero, grandísimo objetivo: que la conservación ambiental sea tema de conversación entre el público en general. En el trabajo, la comunidad, en la cola, en el mercado, lograr que la gente no ambientalista comience a habar de los temas ambientales. Por ejemplo, la calidad del agua que se toman, los venenos que llegan a sus mesas, las ondas que emiten sus celulares, la pérdida de zonas boscosas, el abandono de los parques, las causas de los incendios del amazonas, del derretimiento de los glaciares o de los polos, preguntarse ¿porque ya no llueve como antes o porque hay más plagas de insectos en muestras casas?

Estas son a groso modo las metas de la educación ambiental, seamos académicos, anarquistas, ecologistas o desinteresados. La defensa de la vida, siempre ha sido la tarea y este 26 de enero Día Mundial de la Educación ambiental, es una buena fecha para recordarlo.

“Solo tres tipos de personas están exoneradas de participar en la lucha ambiental: los que no necesiten respirar aire, puro, ni tomar agua potable, ni comer alimentos sanos” Pensamiento de nuestro maestro Ecólogo Edilberto Ferrer Véliz.

Fuentes

Malthusianismo https://es.wikipedia.org/wiki/Malthusianismo

El malthusianismo o maltusianismo es una teoría demográfica, económica y sociopolítica, desarrollada por el economista británico Thomas Robert Malthus (1766-1834) durante la revolución industrial, según la cual el ritmo de crecimiento de la población responde a una progresión geométrica, mientras que el ritmo de aumento de los recursos para su supervivencia lo hace en progresión aritmética. Por esta razón, de no intervenir obstáculos represivos (hambre, guerras, pestes, etc.), el nacimiento de nuevos seres aumentaría la pauperización gradual de la especie humana e incluso podría provocar su extinción -lo que se ha denominado catástrofe malthusiana.

http://www.azulambientalistas.org/educacionambiental.html#:~:text=El%2026%20de%20Enero%20se,de%20m%C3%A1s%20de%2070%20pa%C3%ADses.
https://www.rtve.es/alacarta/videos/la-manana/saber-vivir-10-04-12/1372128/
https://hablemosdemitologias.com/c-mitologia-urbana/leyendas-venezolanas/

José Gregorio De Sousa Infante es colaborador destacado de Noticias de la Tierra

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Noticias de la Tierra, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Noticias de la Tierra, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más

Maneras de mirar un bosque

La palabra bosque nos trae a la cabeza diferentes conceptos, diferentes imágenes en función de cuál sea nuestra experiencia personal con este elemento natural. Agustín…
Leer más

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.