Calentamiento Global Estados Unidos Forestal Medio Ambiente

Cuando la plantación de árboles daña realmente los ecosistemas


La plantación de árboles ha sido ampliamente promovida como una solución al cambio climático, porque las plantas absorben los gases de calentamiento del clima de la atmósfera de la Tierra a medida que crecen.


por Kate Parr y Caroline Lehmann


Los líderes mundiales ya se han comprometido a restaurar 350 millones de hectáreas de bosque para 2030 y un informe reciente sugiere que la reforestación de mil millones de hectáreas de tierra podría almacenar 205 gigatoneladas de carbono, dos tercios de todo el carbono liberado a la atmósfera desde la Revolución Industrial.

Según el informe, muchos de esos árboles podrían plantarse en biomas de pastos tropicales. Estas son las sabanas y los pastizales que cubren grandes franjas del mundo y tienen una capa de tierra cubierta de hierba y una cubierta de árboles variable. Al igual que los bosques, estos ecosistemas juegan un papel importante en el balance global de carbono. Los estudios han estimado que las praderas almacenan hasta el 30% del carbono del mundo que está atado en el suelo. Cubriendo el 20% de la superficie terrestre de la Tierra , contienen enormes reservas de biodiversidad , comparables en áreas a los bosques tropicales. Estos son los paisajes con leones, elefantes y vastas manadas de ñus.

Las sabanas y las praderas albergan a cerca de mil millones de personas, muchas de las cuales crían ganado y cultivan. Los biomas de pastos tropicales fueron la cuna de la humanidad, donde los humanos modernos evolucionaron por primera vez, y son donde se originaron importantes cultivos alimenticios como el mijo y el sorgo, que millones de personas comen hoy. Y, sin embargo, entre las amenazas habituales del cambio climático y la pérdida de hábitat de la vida silvestre, estos ecosistemas enfrentan una nueva amenaza: la plantación de árboles .

Puede parecer una buena idea, pero plantar árboles aquí sería perjudicial. A diferencia de los bosques, los ecosistemas en los trópicos que están dominados por el pasto pueden degradarse no solo perdiendo árboles, sino también ganándolos.

Gorongosa, Mozambique. El hábitat aquí es abierto, bien iluminado y con pocos árboles. Crédito: Caroline Lehmann, autor proporcionado

Donde más árboles no es la respuesta

Incrementar la cobertura arbórea en sabanas y pastizales puede significar que las especies de plantas y animales que prefieren ambientes abiertos y bien iluminados sean expulsados. Los estudios realizados en Sudáfrica , Australia y Brasil indican que se pierde una biodiversidad única a medida que aumenta la cobertura arbórea.

Esto se debe a que la adición de árboles puede alterar la forma en que funcionan estos ecosistemas herbosos. Más árboles significa que los incendios son menos probables, pero el fuego regular elimina la vegetación que sombrea las plantas de la capa del suelo. No solo los herbívoros como la cebra y el antílope que se alimentan de la hierba tienen menos que comer, sino que más árboles también pueden aumentar su riesgo de ser comidos ya que los depredadores tienen más cobertura .

Más árboles también pueden reducir la cantidad de agua en arroyos y ríos. Como resultado de que los humanos reprimieron los incendios forestales en las sabanas brasileñas, la cobertura de árboles aumentó y la cantidad de lluvia que llegó al suelo se redujo . Un estudio encontró que en los pastizales, matorrales y cultivos en todo el mundo donde se crearon los bosques, las corrientes se redujeron en un 52% y el 13% de todas las corrientes se secaron completamente durante al menos un año.

Un mosaico de pastizales y bosques en Gabón. Crédito: Kate Parr, Autor proporcionado

Los ecosistemas herbosos en los trópicos proporcionan agua superficial para que las personas beban y pasten tierras para su ganado, por no mencionar el combustible, los alimentos, los materiales de construcción y las plantas medicinales. La plantación de árboles aquí podría dañar los medios de vida de millones de personas.

La pérdida de los ecosistemas herbáceos antiguos a los bosques tampoco será necesariamente un beneficio neto para el clima. Los paisajes cubiertos por bosques tienden a ser más oscuros que la sabana y los pastizales , lo que podría significar que también absorben más calor . A medida que la sequía y los incendios forestales se vuelven más frecuentes, los pastizales pueden ser un sumidero de carbono más confiable que los bosques .

Redefinir los bosques

¿Cómo hemos llegado al punto en el que las únicas sabanas tropicales y los pastizales del mundo se consideran adecuados para la «restauración» total como bosques?

Un áloe floreciente en pastizales de Madagascar. Crédito: Caroline Lehmann, autor proporcionado

La raíz del problema es que estos ecosistemas herbosos son fundamentalmente mal entendidos. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación define una superficie de media hectárea con más de un 10% de cobertura arbórea como bosque. Esto supone que los paisajes como una sabana africana están degradados porque tienen menos árboles y, por lo tanto, necesitan reforestarse. La capa de tierra cubierta de hierba alberga una variedad única de especies, pero la suposición de que los bosques son más importantes amenaza los ecosistemas de hierba en los trópicos y más allá, incluso en Madagascar, India y Brasil.

El «bosque» debe redefinirse para asegurar que las sabanas y los pastizales sean reconocidos como sistemas importantes por derecho propio, con sus propios beneficios irremplazables para las personas y otras especies. Es esencial que la gente sepa cómo se ve la degradación en ecosistemas abiertos, iluminados por el sol y con menos árboles, para restaurar los ecosistemas que en realidad se degradan con más sensibilidad.

Los llamados a los programas mundiales de plantación de árboles para enfriar el clima deben pensar cuidadosamente sobre las implicaciones reales para todos los ecosistemas de la Tierra. Los árboles correctos necesitan ser plantados en los lugares correctos. De lo contrario, corremos el riesgo de una situación en la que extrañamos la sabana de los árboles, y estos antiguos ecosistemas herbosos se pierden para siempre.


Publicamos el artículo original en idima inglés y tomado de la fuente original


When tree planting actually damages ecosystems

Giraffes prefer the open space and scattered trees of the African savanna. Volodymyr Burdiak/Shutterstock

Kate Parr, University of Liverpool and Caroline Lehmann, University of Edinburgh

Tree planting has been widely promoted as a solution to climate change, because plants absorb the climate-warming gases from Earth’s atmosphere as they grow. World leaders have already committed to restoring 350m hectares of forest by 2030 and a recent report suggested that reforesting a billion hectares of land could store a massive 205 gigatonnes of carbon – two thirds of all the carbon released into the atmosphere since the Industrial Revolution.

Many of those trees could be planted in tropical grassy biomes according to the report. These are the savannas and grasslands that cover large swathes of the globe and have a grassy ground layer and variable tree cover. Like forests, these ecosystems play a major role in the global carbon balance. Studies have estimated that grasslands store up to 30% of the world’s carbon that’s tied up in soil. Covering 20% of Earth’s land surface, they contain huge reserves of biodiversity, comparable in areas to tropical forest. These are the landscapes with lions, elephants and vast herds of wildebeest.

Gorongosa, Mozambique. The habitat here is open, well-lit and with few trees. Caroline Lehmann, Author provided

Savannas and grasslands are home to nearly one billion people, many of whom raise livestock and grow crops. Tropical grassy biomes were the cradle of humankind – where modern humans first evolved – and they are where important food crops such as millet and sorghum originated, which millions eat today. And, yet among the usual threats of climate change and wildlife habitat loss, these ecosystems face a new threat – tree planting.

It might sound like a good idea, but planting trees here would be damaging. Unlike forests, ecosystems in the tropics that are dominated by grass can be degraded not only by losing trees, but by gaining them too.

Where more trees isn’t the answer

Increasing the tree cover in savanna and grassland can mean plant and animal species which prefer open, well-lit environments are pushed out. Studies from South Africa, Australia and Brazil indicate that unique biodiversity is lost as tree cover increases.

This is because adding trees can alter how these grassy ecosystems function. More trees means fires are less likely, but regular fire removes vegetation that shades ground layer plants. Not only do herbivores like zebra and antelope that feed on grass have less to eat, but more trees may also increase their risk of being eaten as predators have more cover.

A mosaic of grassland and forest in Gabon. Kate Parr, Author provided

More trees can also reduce the amount of water in streams and rivers. As a result of humans suppressing wildfires in the Brazilian savannas, tree cover increased and the amount of rain reaching the ground shrank. One study found that in grasslands, shrublands and cropland worldwide where forests were created, streams shrank by 52% and 13% of all streams dried up completely for at least a year.

Grassy ecosystems in the tropics provide surface water for people to drink and grazing land for their livestock, not to mention fuel, food, building materials and medicinal plants. Tree planting here could harm the livelihoods of millions.

Losing ancient grassy ecosystems to forests won’t necessarily be a net benefit to the climate either. Landscapes covered by forest tend to be darker in colour than savanna and grassland, which might mean they also absorb more heat. As drought and wildfires become more frequent, grasslands may be a more reliable carbon sink than forests.

Redefine forests

How have we reached the point where the unique tropical savannas and grasslands of the world are viewed as suitable for wholesale “restoration” as forests?

At the root of the problem is that these grassy ecosystems are fundamentally misunderstood. The Food and Agricultural Organisation of the UN defines any area that’s half a hectare in size with more than 10% tree cover as forest. This assumes that landscapes like an African savanna are degraded because they have fewer trees and so need to be reforested. The grassy ground layer houses a unique range of species, but the assumption that forests are more important threatens grassy ecosystems across the tropics and beyond, including in Madagascar, India and Brazil.

A flowering aloe in Madagascan grassland. Caroline Lehmann, Author provided

“Forest” should be redefined to ensure savannas and grasslands are recognised as important systems in their own right, with their own irreplaceable benefits to people and other species. It’s essential people know what degradation looks like in open, sunlit ecosystems with fewer trees, so as to restore ecosystems that are actually degraded with more sensitivity.

Calls for global tree planting programmes to cool the climate need to think carefully about the real implications for all of Earth’s ecosystems. The right trees need to be planted in the right places. Otherwise, we risk a situation where we miss the savanna for the trees, and these ancient grassy ecosystems are lost forever.

Kate Parr, Professor of Tropical Ecology, University of Liverpool and Caroline Lehmann, Senior Lecturer in Biogeography, University of Edinburgh

This article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. Read the original article.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.