Actualidad Cambio Climático Europa

El Reino Unido vive la primera semana sin carbón desde 1882


El nuevo récord sin producir electricidad con carbón quedó fijado entre el 1 y el 8 de mayo y allana el camino a la eliminación total del mineral de la tarta energética en el año 2025.


CARLOS FRESNEDA – Corresponsal @cfresneda1 – Londres


Dos años después del primer día sin carbón, Reino Unido ha ido más allá y ha celebrado la primera semana sin quemar el combustible fósil desde los inicios de la Revolución Industrial en 1882, cuando se abrió la central termoeléctrica de Holborn Viaduct en Londres.

El nuevo récord «sin carbón» quedó fijado entre el 1 y el 8 de mayo y allana el camino a la eliminación total del mineral de la tarta energética en el 2025. Actualmente supone apenas el 5%, frente al 37% del gas natural, el 31% de las renovables y el 20% de la energía nuclear.

En la época victoriana, en el tránsito hacia el siglo XX, la producción de carbón en Reino Unido se disparó con los primeros motores de vapor. En pleno apogeo de la Revolución Industrial llegó a haber el país más de mil minas que producían 187.000 toneladas al año y generaban 700.000 puestos de trabajo. La última mina subterránea de Kellingley Collinery, al norte de Inglaterra, cerró en el 2015.

«Las semanas sin carbón van a ser a partir de ahora lo más normal», aseguró Fintan Style, director del Operador del Sistema de Electricidad (ESO) del National Grid. «Conforme las renovables van entrando en el sistema, podemos prescindir cada vez más de su uso como fuente energética».

Mina de carbón a cielo abierto en North Yorkshire.KRISTIAN BUUS

«Hace apenas unos años nos dijeron que no podríamos mantener las luces encendidas sin quemar carbón», apuntó por su parte Doug Parr, director política ambiental de Greenpeace en el Reino. «Ahora ya vemos cómo el carbón desempeña un papel irrelevante, para beneficio del clima y del aire en nuestas ciudades».

Los grupos ecologistas han instado al Gobierno británico a que acelere incluso sus planes para cerrar las centrales termoeléctricas de carbón y a que siga el mismo ejemplo parair disminuyendo la dependencia del petróleo para el transporte. El reciente informe parlamentario del Comité del Cambio Climático ha propuesto la fecha del 2030 como tope para la venta de coches con motores de combustión de gasolina o diésel, así como la meta del 2050 para llegar al objetivo de «cero emisiones».

Pese a los vaivenes de la política energética británica, y el estancamiento de la energía solar por el recorte de las primas tras el «boom» de la última década, las renovables han seguido avanzando sobre todo gracias al empuje de la eólica marina.

El año pasado se inauguró en el Mar de Irlanda el mayor parque eólico marino del mundo, Walney Extesion, con una capacidad de 659 megavatios, suficientes para proporcionar energía a 590.000 hogares (o a una ciudad del tamaño de Málaga). En 2020 está prevista la apertura de otro parque eólico marino aún mayor: el East Anglia One (714 megavatios), impulsado por Scottish Power, la filial británica de Iberdrola. La compañía danesa Orsted planea por su parte tres parques sucesivos en Hornsea, en las costas de Yorkshire, capaces de alimentar a dos millones de hogares.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.