biodiversidad Clima Colombia Temas Generales

Hojas de la vegetación colombiana se moldearían con cambios del clima

Publicadomarzo 22, 2021 @ 7:56 pm


Después de una detallada descripción de las características de las hojas en diferentes tipos de vegetación de las regiones Andina y Caribe y su relación con las respuestas adaptativas al ambiente, se establecieron las estrategias particulares que tendrían las plantas frente a la variabilidad climática.



“Las plantas expresan características relacionadas con su adaptación a condiciones bióticas (seres vivos) y abióticas (sin condiciones de vida) del sitio que ocupan, lo cual les permite resistir, tolerar o aprovechar eficientemente la variación de la disponibilidad de recursos”.

Así lo explica la bióloga Mary Lee Berdugo Lattke, doctora en Ciencias – Biología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien bajo la dirección del profesor Orlando Rangel, líder del grupo de investigación Biodiversidad y Conservación, analizó por cerca de ocho años las características de las hojas (área de la hoja y forma del ápice, entre otras) y la densidad de madera en diferentes tipos de vegetación. Esto en las variables relacionadas con la precipitación (lluvia) y la altitud.

En su estudio evidencia que los ecosistemas de manglar, los bosques altoandinos y los páramos son los más vulnerables a la variabilidad climática y del suelo, lo que coincide con otros estudios a nivel mundial.

VER: Por fin, la ciencia del clima puede predecir mejor el clima tropical del Atlántico

Tras analizar la estructura y composición de la vegetación en las regiones naturales del Caribe y Andina de Colombia, se descifraron tendencias en las hojas y la densidad de madera como respuesta de las plantas a la variación climática y del suelo.

En cuanto a variación de la lluvia, se incluyeron bosques de los departamentos de Atlántico, Córdoba, Cesar y La Guajira, y se analizaron 1.699 muestras de 562 especies de plantas. Además se incluyeron 812 muestras de 21 especies que caracterizan a los manglares del Caribe. Para la variabilidad altitudinal o topográfica (desde la región tropical hasta los páramos) se recolectaron 2.438 muestras de 361 especies en Boyacá, Cundinamarca y Risaralda.

El estudio tuvo un enfoque metodológico integrado con el análisis de la diversidad de especies y la estructura de la vegetación (altura de los individuos, grosor de tallos, cobertura, entre otros), y también se analizaron las características fisicoquímicas del suelo.

En relación con la variabilidad hídrica (región Caribe), las hojas aumentan su área y grosor hasta sitios con una precipitación de 1.800 mm (promedio anual) y en bosques secos y muy secos (menos de 1.000 mm) se presentan hojas con mayor suculencia, o cantidad de agua en su tejido.

VER: La rápida evolución puede ayudar a las especies a adaptarse al cambio climático y la competencia

La densidad de madera, como un rasgo relacionado con la captura de carbono, presentó los mayores valores en los bosques semihúmedos (1.000 – 1.400 mm); y el patrón general corresponde a hojas simples, de consistencia membranosa y delgadas (0,005 – 0,15 mm de grosor).

Sin embargo, en sitios secos aumentó la presencia de especies con hojas compuestas y con vellosidades (tomento). Por último, en sitios con suelos ácidos, pobres en nitrógeno y fósforo, las hojas son más gruesas, lo que indica una respuesta a la baja disponibilidad de nutrientes en el suelo.

En los manglares prevalecen hojas coriáceas, de menor área y gruesas, como respuesta a la variación en la salinidad: cuando esta variable aumenta se limita la disponibilidad hídrica para estas plantas. A pesar de esto, se observaron individuos con menor densidad de madera y hojas grandes (más de 35 cm2) en manglares semihúmedos y húmedos (más de 1.000 mm de precipitación).

En relación con la variabilidad topográfica, las hojas reducen su área foliar hasta los 2.500 msnm y aumentan la suculencia y el grosor hasta los 3.000 msnm. Esta tendencia se puede asociar con el control térmico, la transpiración y para evitar la congelación (en franjas altas, mayores a 2800 msnm). También se encontraron patrones distintos para cada región de vida. Por ejemplo, en la franja Andina baja (2.200 a 2.500 msnm) se registraron los mayores valores de densidad de madera.

VER: La distribución de los animales vertebrados redefine las regiones de clima templado y frío

En relación con los suelos, se observaron hojas con mayor suculencia e individuos con menor densidad de madera en suelos con altas concentraciones de hierro (más de 50 mg/kg).

Por lo anterior, y por la importancia para la economía hídrica regional, la doctora Berdugo destaca la necesidad de profundizar en los estudios sobre mayor número de especies y las condiciones microclimáticas para estas zonas.(Por: fin/PAGA/MLA/LOF)