biodiversidad Europa Forestal Temas Generales

Los científicos sugieren pautas globales para el uso sostenible de árboles no nativos para proteger la biodiversidad

Publicadooctubre 19, 2020 @ 6:40 am

Los científicos sugieren pautas globales para el uso sostenible de árboles no nativos para proteger la biodiversidad
Prosopis juliflora, donde en el condado de Afar, Etiopía, su cobertura aumentó rápidamente a 1,2 millones de ha en solo 31 años. Crédito: CABI


Un equipo de científicos internacionales ha colaborado para proponer una serie de pautas globales para el uso sostenible de especies arbóreas no nativas para ayudar a proteger la biodiversidad y los ecosistemas de todo el mundo ya amenazados por el cambio climático.


por CABI


El nuevo artículo, publicado hoy en la revista NeoBiota , utiliza el Código de conducta del Convenio de Berna del Consejo de Europa sobre árboles exóticos invasores como punto de partida, para presentar ocho recomendaciones, todas dirigidas a maximizar los beneficios de los árboles no nativos, al tiempo que se minimizan sus efectos. impactos negativos.

Las pautas incluyen el uso de árboles nativos, o árboles no nativos no invasivos en lugar de árboles no nativos invasores, ser conscientes del riesgo de invasión y considerar las tendencias de cambio global y desarrollar y apoyar redes globales e investigación colaborativa e intercambio de información sobre especies nativas. y árboles no autóctonos.

Los científicos sugieren que las directrices son un primer paso hacia la construcción de un acuerdo global sobre las precauciones que deben tomarse al introducir y plantar árboles no autóctonos y sirven para complementar los requisitos legales de la legislación nacional e internacional.

El autor principal, el Dr. Giuseppe Brundu, de la Universidad de Sassari, Italia, dijo: «La aplicación de las directrices mundiales y el logro de sus objetivos ayudarán a conservar la biodiversidad forestal, garantizar la silvicultura sostenible y contribuir al logro de varios Desarrollo Sostenible Objetivos (ODS) de Naciones Unidas vinculados con la biodiversidad forestal «.

Los investigadores destacan cómo las especies no autóctonas , como Prosopis juliflora, que se introdujo en África oriental en la década de 1970 para proporcionar madera y forraje para el ganado y ayudar a reducir la erosión del suelo y los efectos de las tormentas de polvo, constituyen el 44% de las plantaciones forestales a nivel mundial.

Señalan importantes campañas de plantación de árboles, incluida la Iniciativa de los 60 millones de árboles del gobierno de Madagascar, que no especifican o no incluyen las especies no autóctonas plantadas, a menudo para equilibrar los intereses económicos y ecológicos como en el caso de Madagascar. Otros esquemas similares han incluido 60 millones de árboles plantados en Italia, uno para cada ciudadano italiano para combatir el cambio climático, donde se recomendó una combinación de especies de árboles nativos y no nativos.

Sin embargo, los científicos advierten que, a menos que se tomen en serio sus directrices globales, la propagación de especies arbóreas no autóctonas hará que la conservación de la biodiversidad forestal y el trabajo para lograr una serie de ODS, vinculados con la sostenibilidad forestal, sean difíciles de lograr.

El profesor Dave Richardson, coautor de la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica, dijo: «Las directrices globales sobre especies de árboles no nativas ofrecen recomendaciones generales y proporcionan un marco básico y sugerencias sobre herramientas para planificar e implementar el uso sostenible de árboles no nativos en prácticas apropiadas a nivel nacional y científicamente sólidas que tengan en cuenta las necesidades nacionales y subnacionales «.

El Dr. Urs Schaffner, coautor y Jefe de Gestión de Ecosistemas de CABI Suiza, es un experto en Prosopis juliflora y cree que estos árboles invasores también pueden afectar gravemente los medios de vida de la población rural con, por ejemplo, pérdidas del 86% en los pastizales que se experimentan en el país de Baringo. Kenia.

El Dr. Schaffner agregó: «Es importante tener en cuenta que las circunstancias nacionales varían considerablemente en términos de condiciones biofísicas, marcos institucionales y legales, desafíos y posibilidades económicas , manejo y uso, entre otros factores.

«Por lo tanto, no se puede aplicar un enfoque de ‘talla única’ en la implementación de las directrices. En cambio, se deben combinar varias opciones técnicas y organizativas para lograr una implementación eficiente de las directrices».