Educación Ambiental Estados Unidos Medio Ambiente

Para preservar los bosques tropicales, empoderar a las comunidades locales


Los bosques tropicales del mundo ofrecen un inmenso valor a la humanidad, y la evidencia de esto es ahora abrumadora. Los medicamentos derivados de plantas en los bosques tropicales se utilizan para tratar el cáncer, la diabetes y más.


por Dale Willman, Earth Institute de la Universidad de Columbia


Los árboles capturan carbono y los bosques ayudan a regular los sistemas climáticos regionales e incluso globales. Una estimación de los servicios ecosistémicos que brindan estos bosques, las contribuciones directas e indirectas que ofrecen al bienestar humano, es de más de 40 billones de dólares anuales. Eso es casi el doble de los $ 24 billones en productos que los países de todo el mundo producen cada año. Sin embargo, los bosques tropicales continúan enfrentando desafíos increíbles.

Algunos de esos desafíos y modelos para abordarlos fueron el tema de una discusión reciente como parte del Resilience Media Project , que es parte de la Iniciativa más amplia sobre Comunicación y Sustentabilidad en el Earth Institute de la Universidad de Columbia.

En Centroamérica, gran parte de la amenaza a los bosques tropicalesproviene del narcotráfico. «Se estima que el 86 por ciento de la cocaína llega a Estados Unidos al atravesar Centroamérica», dijo Elizabeth Tellman. Es geógrafa e investigadora del medio ambiente humano en el Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia. Según su investigación y la de otros, esos envíos ascienden a unos $ 6 mil millones en ganancias anuales. Y gran parte de esa cocaína transita por el norte de Guatemala, en la Reserva de la Biosfera Maya. Tellman dijo que los narcotraficantes buscan tierras que puedan ser quemadas rápidamente y despejadas para pistas de aterrizaje donde se transportan drogas. Luego, los camiones transportan la cocaína a México, para su eventual tránsito a los Estados Unidos. luego se vendió en México para lavar las ganancias de las drogas ilegales. Eventualmente, estas áreas aisladas se descubren, pero en lugar de detener su actividad,

«La razón por la que el narcotráfico está tan extendido y es tan difícil de erradicar es porque la interdicción continúa extendiendo a los traficantes a nuevas áreas», dijo Tellman. «Y hemos visto el impacto de eso en los bosques de América Central».

Tellman y sus colegas investigadores utilizan datos satelitales, informes de los medios de comunicación de la región y datos de tráfico de drogas recopilados por los gobiernos para rastrear el movimiento de las drogas y la deforestación. «Y lo que encontramos es que nuevos patrones de claros anómalos, rápidos y grandes están apareciendo por primera vez a medida que las drogas se trasladan a través de Centroamérica».

Gran parte de la tierra protegida en la parte norte de Guatemala se ha visto afectada por el narcotráfico. Pero hasta ahora un área ha evitado en su mayoría estos problemas. Aquí es donde se otorgaron las concesiones de uso de la tierra comunitaria a fines de la década de 1990. Bajo estas concesiones, las comunidades localesgestionar el bosque, utilizando prácticas sostenibles para crear puestos de trabajo mediante la tala, al tiempo que se controlan los incendios. Iliana Monterroso es científica y co-coordinadora de Investigación de Género e Inclusión Social con el Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR). Dijo que las comunidades «han podido establecer empresas forestales comunitarias, lo que les permite diversificar sus actividades e impulsar beneficios económicos y ambientales». A través de esas empresas forestales, dijo, han podido generar más de $ 5 millones al año a partir de la venta de madera. Ese dinero representa hasta el 60 por ciento de los ingresos familiares. Y según Andrew Davis, investigador de la Fundación PRISMA, un centro de investigación ambiental y de desarrollo con sede en El Salvador, tanto como $ 500,000 de ese dinero se gastan en control de incendios. «Estos recursos se han destinado a la limpieza de la vegetación, al patrullaje de cortafuegos, carreteras y ríos, y actividades en el terreno». Todo esto ha significado que los bosques en las áreas de concesión sean más saludables y estén más protegidos que las tierras que no están bajo control local.

Los beneficios de las concesiones también se extienden más allá del bosque mismo, dice Monterroso. «Desde que se firmaron estos contratos de concesión, se han pagado más de dos millones de dólares en impuestos al gobierno guatemalteco».

Según el arqueólogo Francisco Estrada-Belli, las concesiones de tierras se encuentran en una parte de la Reserva de la Biosfera que también contiene ruinas mayas. «En esta zona, hay cientos de sitios arqueológicos, algunos de ellos extremadamente importantes en cuanto al papel que juegan en el relato de la historia de la civilización maya y la civilización que surgió en esta zona hacia el 1000 a.C. y continúan ininterrumpidamente hasta la llegada de los españoles. Hace 500 años «. La protección de esas ruinas también es un beneficio importante de las concesiones de tierras. «No ha habido saqueos ni saqueos arqueológicos desde que se crearon las concesiones a finales de los 90». Estrada-Belli dijo que eso se debe a que las concesiones «han creado un amortiguador muy eficaz para prevenir la invasión y la deforestación, así como el saqueo arqueológico».

Obtenga más información sobre las concesiones de tierras viendo nuestro seminario web. Y busque recursos e ideas de historias para periodistas a continuación.

También dedicamos un webcast de Sustain What a los problemas que rodean las visiones enfrentadas de la conservación y el desarrollo en la región de la Biosfera Maya de Guatemala. La discusión se centró en dos grandes historias que plantearon preguntas sobre la propuesta centrada en el turismo promovida por el arqueólogo Richard Hansen y describieron evidencia de que el manejo forestal comunitario, aunque imperfecto, estaba efectivamente manteniendo a raya la tala de bosques y los incendios.

Escuchamos a Julia Lindau, la productora de un informe de junio Vice en el que Hansen menospreciaba a los guatemaltecos por no tener «visión» de la región. Puedes ver el episodio aquí: » Las ruinas mayas de Guatemala podrían convertirse en una atracción turística financiada por Estados Unidos «.

El veterano reportero y autor del medio ambiente Fred Pearce describió los hallazgos en su artículo de junio para la revista ambiental en línea Yale e360: » Parques vs. personas: en Guatemala, las comunidades cuidan mejor el bosque «.

¿Una conclusión clave? «Las áreas teóricamente bajo la protección más estricta están siendo diezmadas», dijo Pearce . En contraste, agregó, «sólo el 1 por ciento de los incendios que ocurren cada año ocurren en las áreas comunitarias».

La discusión también incluyó a expertos de las sesiones del día anterior, incluida Beth Tellman del Earth Institute, la experta en dónde el tráfico de drogas que atraviesa la región está y no está devorando los bosques . Dijo que décadas de datos y análisis muestran el patrón y la dinámica es bastante sencilla. «Es mucho más fácil pagarle a un guardaparque o cooptar a un par de personas en el gobierno e involucrarlas en el narcotráfico, y luego usar esa tierra, que infiltrarse en una comunidad entera cuyos medios de vida están en manos de protegiendo los bosques en esas tierras «, dijo Tellman .

Otra sesión reciente de Sustain What se centró en el cambio climático y la migración humana en Guatemala y los países vecinos. En este caso, la discusión se centró en una innovación en la sala de redacción en la que la organización periodística de investigación ProPublica encargó su propio modelo científico para medir el papel del cambio climático en la migración internacional en Centroamérica. Aquí está el informe de ProPublica .


Leer más


LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.