Articulistas y Opinión Instituciones Venezuela

Venezuela necesita a PROFAUNA y los GUARDAFAUNA. Parte I


José Gregorio De Sousa Infante

Imágenes: Salvador Boher

 ecoinfante@gmail.com @guardeam @DeSousaInfante @guardaparquesdesousainfante  animaleandovenezuela.blogspot.com


En 1998 decidieron eliminar PROFAUNA; con la idea de absorber sus funciones dentro de una dirección. De esta manera la fauna venezolana, se quedaría sin un servicio autónomo que garantizara de manera eficaz su conservación; quedando solo esfuerzos dispersos y organizaciones e instituciones, sin capacidad de protección.

En un artículo llamado “VENEZUELA: El ambiente, gran víctima del gobierno de Caldera” con fecha del 29-12-1998, se analizan algunas decisiones en materia ambiental, del saliente gobierno del ex presidente Rafael Caldera, escrito por la periodista Estrella Gutiérrez. En dicho artículo entrevistó a José Moya, coordinador de la Federación de Organizaciones y Juntas Ambientales (Forja), quien manifestó su preocupación por la eliminación de Profauna y precisó los siguientes aspectos de tan nefasta decisión:

– “Sucederá con el Servicio para la Protección, Restauración, Mantenimiento y Aprovechamiento Sustentable de la Fauna Silvestre y Acuática, conocido como Profauna, que pasará a ser una dirección interna del ministerio sin funciones prácticas”

– “Se eliminarán los Guardafaunas y los demás especialistas que cuidaban y manejaban la fauna, en seguimiento a convenios internacionales”.

-“Esas funciones pasarían a la Guardia Nacional y a las autoridades municipales y regionales, que administrarían los parques nacionales y otras fórmulas de áreas protegidas, sin estar preparadas para esas tareas”.

En el mismo artículo, se denuncia que “detrás de este plan se esconden grandes intereses económicos que a lo largo del gobierno de Caldera han buscado de todas formas ponerle la mano a las riquezas mineras que se hallan en zonas protegidas»

“Metidas de pata” políticas son justificadas

Siempre las pésimas decisiones o “metidas de pata” políticas, como diríamos en lenguaje coloquial, las hacen ver como grandes soluciones y logran convencer a una parte de la población de la necesidad o justeza de tal estrategia o acción. El resto de la población, ni se entera o no le interesa el tema. Los que se oponen, son una mínima parte que al final es ignorada. Los políticos de todas las épocas, siempre se han salido con la suya, por falta de organización social.

Una “metida de pata política” “fríamente calculada” como diría el Chapulín Mexicano; la hicieron, al fusionar el Ministerio del Ambiente con el de Vivienda y Hábitat. Los “habilidosos” de la política venezolana, necesitaban aprobarse permisos, y la mejor idea fue fusionar el agua con el aceite; es decir, integrar en una sola institución, el ente que otorga los permisos con el que los solicita. Pero, esta mezcla se haría en el mismo escritorio de un nefasto ministro de cuyo nombre no quiero acordarme, como diría el Quijote de la Mancha.Casualmente el mismo vinculado a la comisión de ecosocialismo de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Pero; de la gestión ministerial hablaremos en otro artículo; al igual que de la comisión de ecosocialismo de la ANC, que tampoco ha logrado nada positivo en favor de la Pachamama, a pesar de sus discursos rimbombantes. Por ahora, nos interesa solicitar el reimpulso de la gestión de la fauna en Venezuela. Recordando que la fauna es el elemento natural más sensible a los daños ambientales, el más difícil de recuperar y el más desatendido en las gestiones políticas de los diferentes gobiernos que han pasado en la historia del país.

Nuestros animales siempre han sido desatendidos en la gestión pública en todos los gobiernos que Venezuela ha tenido. Cuando por fin, se logró tener un servicio autónomo que los atendiera con carácter de prioridad como se lo merecen; pues lo eliminaron. De esta manera quedaron sin la protección debida, nuestros hermanos animales (como dijo San Francisco de Asís).

Logo de PROFAUNA

¿Qué fue PROFAUNA?

El Servicio Autónomo para la Protección, Restauración, Fomento y Racional Aprovechamiento de la fauna silvestre y acuática del país. Creado por decreto Nº 277 de fecha 9 de junio de 1989. Sin personalidad jurídica propia, con autonomía y rango de dirección general sectorial.

Entre sus objetivos estuvieron: formular la política nacional de conservación de fauna silvestre y acuática. Sistematizar la información y llevar estadísticas. Gestionar las investigaciones de fauna en el país, tanto de entes públicos como privados. Participar en la ordenación de la fauna y de las Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) faunística como Reservas de Fauna, Refugios de Fauna, creados en ese momento. También administrar, regular y controlar el aprovechamiento de la fauna silvestre y acuática. Asesorar a instituciones públicas y privadas sobre el aprovechamiento racional de la fauna. Todo lo relativo a la educación, capacitación, participación ciudadana y la operación de centros de documentación e informática asociada a nuestros animales.

En un artículo del periodista ambiental Luis J. Cova, de fecha 16.05.2011 describe el trabajo de los guardafaunas: “Para esta enorme tarea fueron rigurosamente capacitados en el manejo de especies silvestres y acuáticas y de sus hábitats, en tareas de guardería ambiental, realización de censos de especies silvestres, en la elaboración de planes de manejo y estudios de impacto ambiental, en el manejo de especies invasoras y en la captura y traslado de especies faunísticas a nuevos hábitats”.

Oscuros intereses acabaron con Profauna

El artículo de Estrella Gutiérrez, nos hace suponer que existieron oscuros intereses para eliminar Profauna. Sin embargo, entre los ex funcionarios de la institución pareciera que existe el consenso que fue por envidia e intriga de otras instituciones y gremios, las que motivaron a la eliminación de un servicio autónomo que consideraban eficiente, cuyos funcionarios no se dejaban presionar y que fue un ejemplo para América Latina, siendo para ese momento único en su tipo. En la página GUARDAFAUNAS DE VENEZUELA se destacan los siguientes comentarios de algunos ex funcionarios:

https://www.facebook.com/groups/30854185898

Ildemaro González, escribió “eso de la reestructuración fue consecuencia al darse cuenta que Profauna si funcionaba y que los profesionales que la integramos no se dejaban amilanar por nadie tuviera el cargo que tuviera; entonces reestructuraron para eliminarla”.

Salvador Boher agregó que… “existían intereses económicos de los traficantes de madera y animales”.

Luis J. Cova, en el mencionado artículo describe las posibles causas de la eliminación de la institución:

… “la actuación de los Guardafaunas fue reconocida por la comunidad científica, la academia y el país en general, convirtiéndose en la única organización de su tipo en América Latina e incluso llevaron sus conocimientos a otras naciones del continente. Este sueño de muchos conservacionistas fue truncado por la envidia y la intriga de personas que no podían tolerar el éxito de estos jóvenes que se guiaban por los intereses de nuestro país y no por intereses políticos. Así durante el último gobierno del presidente Rafael Caldera, actuando como ministro del Ambiente Roberto Pérez Lecuna comenzó el desmantelamiento de PROFAUNA y del Cuerpo Nacional de Guardafaunas, lo que se concretó en 1999” …

La experiencia nos dice que un ente autónomo que vigile un elemento o recurso natural tan valioso; sin lugar a dudas se convirtió en una piedra en el zapato, para las mafias políticas y empresariales de su época. Aparte de la situación de depauperación que existía finalizando la cuarta república (aunque algunos digan que éramos felices y no lo sabíamos). Acabaron con lo que consideraban menos importante: la institución que dirigía las políticas de conservación de nuestros animales.

Imaginen los debates en los burós políticos de la época, diciendo cosas como: es un ente innecesario, sus funciones se pueden cubrir con tal o cual dirección, que allí existen funcionarios rebeldes que enfrentan la línea oficial o que se niegan a entregar permisos a diestra y siniestra, como les gusta a los representantes de los clubes o partidos políticos.

El asunto es que oscuros intereses acabaron con Profauna, debilitaron el servicio de Guardafaunas, luego vino la subsumision en la oficina de Diversidad Biológica, que pareciera algo englobador o integral; pero en la práctica, dicho ente, no ha demostrado tener la capacidad de controlar la explotación de nuestros compañeros de hábitat.

Nos convencieron de una mala decisión

Con argumentos como “luchar contra la burocracia”, “el manejo integral de la biodiversidad”, etc., que parecen muy nobles; nos convencieron de su “metida de pata política”; pero las consecuencias de una pésima decisión o los “platos rotos” como diríamos en criollo, la pagaron nuestras poblaciones animales y sus habitas.

Por ejemplo, a nivel nacional hoy día, existen unos 16 Guardafaunas activos, cuando en esa época existían más de 260 funcionarios, según información aportada por el Biólogo Salvador Boher ex funcionario de Profauna, vía WhatsApp.  Apenas 16 funcionarios para más de 13 ABRAE (Áreas Bajo Régimen de Administración Especial) de fauna como refugios, reservas y un santuario. Es simplemente una tarea titánica, en un país que tiene miles de caminos, centenares de caseríos rurales, 30 millones de personas, de las cuales al menos la mitad se encuentra en situación de crisis económica y una mentalidad colectiva de incumplimiento de las leyes.

 Imaginen lo difícil que es para esos 16 funcionarios controlar la depredación humana sobre la fauna. Ciertamente se suman los servicios de guardería ambiental, los funcionarios de MINEC e Inparques. Pero a la vista está, que la labor es insuficiente.

Pero, aún así; convencieron a una gran parte de la población de que la medida era buena; la otra parte ni se enteró de lo que sucedió. Es decir, la fauna tuvo pocos dolientes, perdió jerarquía constitucional, perdió autonomía administrativa y funciones de guardería ambiental. Esta decisión es una de las causas, de que casi toda la fauna mayor venezolana se encuentre bajo algún grado de amenaza de extinción, de la degradación de las ABRAE, y de que no existen planes para atender las emergencias con los animales.

Estrella Gutiérrez afirma lo siguiente: “Representantes de organismos internacionales vinculados al ambiente han confiado en diferentes ocasiones bajo reserva de su nombre que «Venezuela pasó de estar en la vanguardia en materia ambiental a ser un país donde no existe interés porque funcione nada en este aspecto»”.

La capacidad de gestión mejoraría con un servicio autónomo

Sobre la gestión, es necesario destacar las capacidades del estado para atender ciertas situaciones. Por ejemplo, la respuesta ante el fuego es muy tardía, en otros casos es inexistente a pesar de que existen varios cuerpos de Bomberos, Comando Nacional de Incendios, Guardería Ambiental, Inparques, Protección Civil, Grupos de Rescate, Brigadas Traga Humos, Guardaparques Voluntarios, etc. 

Ahora imagínense en el caso de los animales que no cuentan con una dependencia autónoma; que a su vez coordine la respuesta de las instituciones y organizaciones para proteger a los animales. Existe además el agravante, de que una parte de nuestro pueblo los considera componentes de una parrilla o sopa; o en el peor de los casos, alimañas que deben ser exterminadas, como las serpientes, murciélagos, escorpiones, felinos y otros.

Es vital, urgente, necesario, indispensable reactivar PROFAUNA o su equivalente.

Recordemos las deficiencias y problemas que presentan nuestros parques, aun teniendo su ente autónomo, tales como: invasiones, falta de personal, bajo presupuesto, bajísimos o irrisorios salarios (5 dólares al mes; el más bajo del mundo), no existe suficiente infraestructura para la buena gestión como una red de puestos bien equipados, vehículos, equipos de radiocomunicaciones y otros.

En el caso de los animales, es aún más grave; pues no cuenta con un ente autónomo que se encargue de los asuntos de la fauna con carácter de prioridad. La Dirección de Biodiversidad no tiene la misma capacidad de gestión. Sencillamente, evaluemos por los resultados: existe un descenso de la investigación, disminución de los proyectos de conservación, problemas en los parques zoológicos, aumento de la cacería, destrucción de los hábitats. A esto se suma, la escasez del personal y su justificada desmotivación.

Todas estas deficiencias han generado como resultado la cacería y pesca irracional de manera constante en todo el territorio nacional. En los últimos dos años se han multiplicado las muertes de grandes felinos, venados, monos, el maltrato animal generalizado e incluso el asesinato de grandes animales marinos.

¡Pa ´que más! Como diría el personaje humorístico. Pueden salir a defender la integración de la dirección de fauna dentro de la dirección de biodiversidad; pero ese modelo de gerencia que parece muy avanzado, no ha funcionado, es inviable, no es práctico.

¿Porque un servicio autónomo?

Para ser eficientes en materia ambiental, se requieren instituciones autónomas, que cumplan funciones específicas y diferenciadas. Un ejemplo de esto es el fraccionamiento de la seguridad y defensa nacional en varios componentes. Existe la Armada (Mares y ríos) Aviación (Espacio aéreo), Ejercito (Zonas de seguridad integral, fronteras); Guardia Nacional (Fronteras, apoyo logístico, orden publico) Policía Nacional (Seguridad Ciudadana); Policías Municipales (Tránsito y seguridad comunal); Policías regionales (Seguridad ciudadana, principalmente en los municipios), CICPC (Investigación penal), SEBIN (Inteligencia) y así sucesivamente.

Imagínense que en un consejo de ministros aprueben la misma estrategia que le aplicaron a la gestión ambiental; es decir fusionen en un solo cuerpo todas las organizaciones nombradas en el párrafo anterior, en un solo componente o un par de componentes, alegando al igual que lo hicieron con PROFAUNA, que la seguridad es un asunto integral y ahora todos los funcionarios se encargarían de todo, con un único comando, una institución que los abarque a todos.

Sería un gran monstruo administrativamente hablando, y tendría tantas funciones que sería muy difícil de comandar.

Otro mal ejemplo sería intentar fusionar todas las universidades del país en una sola gran universidad, que dicte todas las carreras, todas las modalidades, con una sola directiva y decenas o centenares de núcleos. Sería imposible controlar su funcionamiento.

Ahora entienden porque debemos tener varias instituciones especializadas, como INPARQUES, PROFAUNA; Instituto Forestal; Direcciones del MINEC y otros servicios descentralizados. Para que cada quien, asuma con eficacia y eficiencia su función, nombrando los respectivos enlaces, cuando se trate de actividades conjuntas; tal cual lo coordinan los cuerpos de seguridad cada vez que lo requieran. Pero cada organismo conservaría su autonomía e independencia.

Queremos a Profauna o su equivalente

La nueva Profauna, asumiría todas las funciones que en su momento le asignaron, más las nuevas que así lo requiera, la mejor gestión de la fauna silvestre y acuática del país. Le agregaríamos, la tarea del cuidado de animales domésticos y la creación de un instituto ganadero nacional para el buen cuidado de los anímales de producción.

ES decir; todo lo que tenga que ver con la fauna terrestre, las especies hidrobiológicas y los anímales de compañía. Con oficinas en todo el país, priorizando los municipios selváticos o de gran diversidad faunística y servicios especiales para la atención de animales domésticos.

Insistimos en la fauna domestica (perros y gatos), que, sin el manejo adecuado, se convertirían en problemas para la fauna silvestre. Tal es el caso de las manadas de perros y gatos que depredan en zonas naturales y parques, la liberación de estos en las calles de nuestros pueblos y ciudades generado problemas de salud pública y trasmisión de enfermedades a la fauna urbana como la rabia, parásitos, virus entre otros.

En todo caso, se debe crear un instituto para esa fauna domestica o fortalecer la misión Nevado. Pareciera más burocracia, pero son tareas titánicas, que no se les puede encargar a los mismos funcionarios porque el manejo sería extremadamente ineficiente. Por algo existen tantos cuerpos especializados de policía e instituciones militares en Venezuela. Es la misma razón por la que existen tantas universidades.

Consideramos que se debe revertir esta pésima decisión política y que se le debe prestar la debida atención a los animales; tanto terrestres como acuáticos. Es nuestro deber, utilizar los elementos y recursos que no han prestado las generaciones futuras y devolverlos en buenas condiciones.

Necesitamos un Instituto autónomo de fauna; no un ente subordinado, inoperativo y disfuncional.

¡Vivan la fauna silvestre y acuática! ¡Vivan nuestros compañeros de hábitat!

Texto: José Gregorio De Sousa Infante Fotografías: Salvador Boher.

Fuentes

Entrevista a Salvador Boher ex funcionario de Profauna vía Whatsapp

https://www.facebook.com/groups/30854185898 GUARDAFAUNAS DE VENEZUELA

Vecinos Guardafauna formará el Marnr para proteger el ambiente El Universal 9-12-1990, archivo personal. El aprovechamiento de la fauna silvestre en Venezuela. Cuadernos Lagoven. Alex Fergunson Laguna.


José Gregorio De Sousa Infante es colaborador destacado de Noticias de la Tierra

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Noticias de la Tierra, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Noticias de la Tierra, redireccionando hacia el artículo original.

Leer más

Venezuela necesita a PROFAUNA y los GUARDAFAUNA. Parte I

José Gregorio De Sousa Infante Imágenes: Salvador Boher  ecoinfante@gmail.com @guardeam @DeSousaInfante @guardaparquesdesousainfante  animaleandovenezuela.blogspot.com En 1998 decidieron eliminar PROFAUNA; con la idea de absorber sus funciones dentro…
Leer más

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.