La piel del océano ayuda a regular la absorción de carbono del océano, según un estudio


Con menos de un milímetro de espesor, la piel del océano, la capa superior del océano, juega un papel descomunal en los procesos marinos, orquestando el calor y el intercambio químico entre el mar y el cielo a través de la difusión. El agua de la piel es más fría entre 0,2 y 0,3 K y tiene una salinidad más alta que el agua incluso a solo 2 milímetros de profundidad.


por Aaron Sidder, Eos


Desde que se describió por primera vez en 1967, los científicos han lidiado con la influencia de la piel en la absorción de carbono y el sumidero de carbono del océano global. Comprender su función es fundamental: entre 2011 y 2020, el océano absorbió el 26 % de todas las emisiones de dióxido de carbono generadas por el hombre, y las variables que afectan la captura de carbono en el océano contribuyen a regular el ciclo del carbono y el cambio climático.

Hugo Bellenger y sus colegas alternaron los gradientes de salinidad y temperatura oceánica para representar la piel del océano durante 15 años (2000-2014) en un modelo del sistema terrestre, evaluando cómo estos cambios alteraron la cantidad de carbono absorbido por el océano. El trabajo, publicado en el Journal of Geophysical Research: Oceans, representa la primera estimación basada en un modelo de la influencia de la piel del océano en el intercambio de dióxido de carbono océano-atmósfera.

La inclusión de la representación de la piel en el modelo del sistema de la Tierra condujo a un aumento del 15% en el sumidero de carbono oceánico simulado, encontraron los investigadores, una cifra consistente con estimaciones anteriores. Sin embargo, cuando permitieron que la piel del océano respondiera a las concentraciones cambiantes de carbono del océano en el modelo, el efecto sobre el sumidero se redujo sustancialmente. Con la piel dinámica, su contribución al sumidero de carbono oceánico simulado estuvo más cerca del 5 %.

La investigación muestra la importancia de incluir la piel del océano en los futuros esfuerzos de modelado climático y de carbono, dicen los autores. Y demuestra que una parametrización interactiva de la piel del océano produce un modelo más preciso que reduce los errores regionales en el flujo de dióxido de carbono.

Más información: Hugo Bellenger et al, Sensitivity of the Global Ocean Carbon Sink to the Ocean Skin in a Climate Model, Journal of Geophysical Research: Oceans (2023). DOI: 10.1029/2022JC019479



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com