Cae la deforestación en la Amazonía brasileña, se aprueban más reservas indígenas


La deforestación en la Amazonia brasileña cayó un 66 por ciento en agosto en comparación con el mismo mes del año pasado, dijo el gobierno el martes, al tiempo que anunció la demarcación de dos nuevas reservas indígenas.


“En agosto, tuvimos una reducción del 66,11 por ciento en la deforestación ” en la parte que corresponde a Brasil de la mayor selva tropical del mundo, dijo la ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, en una ceremonia con motivo del Día de la Amazonia.

Esto siguió a una caída interanual similar del 66 por ciento en julio, ambos meses cruciales en el Amazonas, donde la deforestación suele aumentar en esta época del año con el inicio de un clima más seco.

Según el seguimiento satelital del instituto de investigación espacial de Brasil, INPE, la deforestación en la Amazonía brasileña arrasó con 1.661 kilómetros cuadrados (641 millas cuadradas) en agosto de 2022, el último año del mandato del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Bolsonaro (2019-2022), un aliado de la poderosa industria agroindustrial a la que se culpa de impulsar la destrucción, presidió un fuerte aumento de la deforestación en el Amazonas.

“Estos resultados muestran la determinación del gobierno de Lula de romper el ciclo de abandono y regresión observado durante el gobierno anterior”, afirmó Silva.

“Si no protegemos los bosques y a su gente, condenaremos al mundo a un aumento brutal de las emisiones de CO 2 y, como resultado, a una aceleración del cambio climático“.

Nuevas reservas indígenas

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que anteriormente dirigió Brasil de 2003 a 2010, regresó a su cargo en enero prometiendo proteger la amenazada Amazonía, cuyos árboles absorbentes de carbono son un amortiguador vital contra el calentamiento global.

La clave para ese compromiso, dicen los investigadores, son las reservas indígenas, consideradas baluartes contra la deforestación.

“Si no hay futuro para la Amazonía y su gente, tampoco lo habrá para el planeta”, afirmó Lula al anunciar las dos nuevas reservas.

En abril, su gobierno ya emitió decretos reconociendo seis nuevos territorios indígenas, autorizando a los pueblos indígenas a ocupar la tierra y tener el uso exclusivo de sus recursos.

Otros seis podrían ser demarcados antes de fin de año, dijo el gobierno el martes.

El país tiene unas 800 reservas, pero alrededor de un tercio de ellas no han sido demarcadas oficialmente, según la agencia de asuntos indígenas de Brasil.

Bajo Bolsonaro no se habían demarcado nuevas reservas.

Las demarcaciones –de la reserva Río Gregorio de 187.000 hectáreas (462.000 acres) y de la reserva Acapuri de Cima de 18.000 hectáreas (44.000 acres)– se producen mientras el país espera una decisión clave de la Corte Suprema que podría descarrilar o consagrar los logros indígenas.

Actualmente, la ley sólo reconoce territorios ancestrales que estaban ocupados por comunidades indígenas en el momento en que se promulgó la Constitución de Brasil en 1988.

Pero los líderes indígenas dicen que ciertos territorios ya no estaban ocupados en ese momento porque las comunidades habían sido expulsadas de ellos, particularmente durante la dictadura militar de los años 1960 a 1980.

El caso validará o invalidará el límite de 1988. Hasta ahora, seis de 11 jueces han votado: cuatro en contra del límite y dos a favor. La votación se reanudará el 20 de septiembre.

Las reservas indígenas ocupan el 13,75 por ciento del territorio de Brasil, y la mayoría, como las dos aprobadas el martes, se encuentran en la Amazonía.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com