La gestión forestal aumenta los beneficios climáticos proporcionados por los bosques boreales


por el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados


La reserva de carbono en los paisajes de bosques boreales gestionados está aumentando, mientras que permanece relativamente sin cambios en los bosques utilizados menos intensivamente donde las pérdidas de carbono debidas a los incendios forestales han sido significativas durante 1990-2017, según un nuevo informe de la Asociación Internacional de Investigación de Bosques Boreales (International Boreal Forest Research Association). IBFRA).

Los bosques boreales, también llamados Taiga, se definen como bosques que crecen en entornos de latitudes altas donde se presentan temperaturas bajo cero durante seis a ocho meses del año. Representan hasta el 30% de los bosques del mundo y cubren alrededor del 10% de la superficie terrestre mundial. Dado que el interés por estos bosques sigue creciendo en todo el mundo, este informe de la Asociación Internacional de Investigación de Bosques Boreales (IBFRA) es de gran importancia.

«Este primer proceso de conocimiento de IBFRA sobre Manejo sostenible de bosques boreales: desafíos y oportunidades para la mitigación del cambio climático aborda los impactos del cambio climático en los bosques, el papel de los bosques en la mitigación del cambio climático y las formas en que el sector forestal puede contribuir a la eliminación de emisiones. de la atmósfera», señala Florian Kraxner, líder del Grupo de Investigación de Servicios de Agricultura, Silvicultura y Ecosistemas del Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en Austria y presidente de IBFRA.

Estudios a gran escala sobre cómo varía en el tiempo y el espacio el contenido atmosférico de dióxido de carbono (CO 2 ) indican que los bosques del norte son un sumidero de CO 2 , es decir, absorben más CO 2 del que emiten a la atmósfera. El informe, por primera vez, presenta una comparación del desarrollo de las reservas de carbono de los bosques a lo largo del tiempo en diferentes partes del cinturón de bosques boreales, que se extiende a través de Canadá, Alaska estadounidense, Rusia, Suecia, Finlandia y Noruega. El análisis, realizado por 25 investigadores de estos seis países, así como del IIASA, se basa en los datos que los países involucrados han informado a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

El estudio comparó países con una silvicultura relativamente intensiva (Finlandia, Noruega y Suecia) con países donde los bosques se utilizan de forma menos intensiva (Canadá y Rusia) o no se utilizan en absoluto (Alaska boreal). La medida utilizada para determinar la intensidad de la silvicultura se basó en el porcentaje de las reservas totales de carbono de los bosques aprovechadas cada año. En Suecia y Finlandia, esto ascendió al 1,5 %, en comparación con el 0,9 % en Noruega, el 0,3 % en los bosques gestionados de Canadá y el 0,1 % en los bosques rusos. En países con un sector forestal establecido, la extracción se realiza principalmente en forma rotativa con tala total de bosques plantados.

El análisis indicó que las reservas de carbono aumentaron en los países con silvicultura intensiva. Al mismo tiempo, a medida que aumentaron las cosechas durante el período 1990-2017, las reservas de carbono también aumentaron en un 35 %, como promedio en todo el paisaje forestal de los países nórdicos. En los países con silvicultura menos intensiva, los cambios fueron significativamente menores (algunos puntos porcentuales más o menos). En otras palabras, el informe no respalda las afirmaciones de que los bosques no utilizados brindan un mayor beneficio climático.

«Los informes de los países a la CMNUCC incluyeron estimaciones de los cambios en las reservas de carbono en el suelo. Nuestros hallazgos muestran que las reservas de carbono en los suelos minerales en los bosques boreales gestionados intensivamente de los países nórdicos está aumentando el doble de rápido en comparación con los países con menos silvicultura», explica el investigador principal del IIASA, Dmitry Shchepashchenko, uno de los autores del estudio. “Por otro lado, encontramos pérdidas significativas de carbono y óxido nitroso (N 2O) Las emisiones se producen en las turberas drenadas, pero a pesar de esto, los suelos de los bosques suecos siguen siendo, en promedio, un sumidero de carbono. En Finlandia, donde la proporción de turberas es mayor y donde se drena más del 50% de las turberas, las emisiones de los suelos de las turberas son de la misma magnitud que el sumidero de carbono de los suelos de los bosques de las tierras altas», añade.

«Uno de los factores determinantes de las grandes diferencias en la absorción de CO 2 entre los bosques gestionados y los no utilizados es la alta tasa de crecimiento de los bosques gestionados, que en promedio son más jóvenes. Otro son las grandes pérdidas de carbono debido a los incendios forestales que ocurren mucho más frecuentemente en bosques manejados de manera menos intensiva o no manejados», dice el investigador emérito del IIASA, Anatoly Shvidenko. «En Alaska, Canadá y Rusia, se quema un promedio del 0,5% al ​​0,6% del área forestal cada año, en comparación con el 0,01% en Suecia, e incluso menos en Noruega y Finlandia. Esto equivale a por lo menos 50 veces más quema en áreas menos intensivas bosques gestionados».

Los autores señalan además que la baja frecuencia actual de incendios en los países nórdicos se debe a medidas eficaces de extinción de incendios, motivadas por el valor económico de los árboles. Durante el período 1500-1850, cuando la madera no se valoraba de la misma manera, aproximadamente el 1% del área se quemaba cada año. Entre otras cosas, se iniciaron incendios para mejorar el pastoreo de vacas, ovejas, cabras y renos en los bosques.

El análisis descrito en el informe cubre el período de 1990 a 2017. Desafortunadamente, no se dispuso de datos comparables más antiguos para algunos de los países analizados. Los investigadores dicen que uno de los desafíos que enfrentaron fue comparar datos que se habían recopilado de diferentes maneras y de diferente calidad.

El informe es el resultado de una tarea asignada a IBFRA durante una reunión ministerial en Haparanda, Suecia, en 2018, que incluyó a seis países: Canadá, Finlandia, Noruega, Rusia, Suecia y Estados Unidos.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com