Los sirios convierten los desechos plásticos en alfombras para ganarse la vida


En un basurero en el noroeste de Siria, Mohammed Behlal busca plástico para venderlo a los recicladores y transformarlo en alfombras y otros artículos en el empobrecido enclave rebelde.


por Aaref Watad


En Siria, controlada por los rebeldes, el reciclaje rara vez es un impulso ambiental, sino más bien un sombrío salvavidas para los residentes necesitados que buscan trabajo o artículos que de otro modo no podrían pagar.

Desafiando el hedor, los insectos y el riesgo de enfermedades, Behlal, de 39 años, corta la pila de basura con una guadaña y sus propias manos.

Él y dos de sus seis hijos se ganan la vida removiendo la basura en el pueblo de Hezreh, en la provincia de Idlib, ganando de $7 a $10 por semana cada uno.

“Es agotador… pero qué podemos hacer, tenemos que aguantar este duro trabajo”, dijo Behlal, quien fue desplazado de la vecina provincia de Alepo durante la guerra civil de Siria.

“Gracias a Dios, por lo menos tenemos trabajo con la basura”, agregó.

Behlal recibió un disparo en la pierna durante los combates y ha tenido problemas para encontrar empleo.

Encorvado para recoger piezas de plástico o metal, tira todo en una bolsa para venderlo a una chatarrería cercana.

El conflicto de Siria ha matado a más de 500.000 personas, y alrededor de la mitad de la población del país antes de la guerra se ha visto obligada a abandonar sus hogares desde que estallaron los enfrentamientos en 2011.

Un niño trabajador clasifica esteras y alfombras hechas de plástico reciclado en una fábrica en Sarmada.
Un niño trabajador clasifica esteras y alfombras hechas de plástico reciclado en una fábrica en Sarmada.

Más de cuatro millones de personas, la mayoría de ellas dependientes de la ayuda, viven en áreas controladas por yihadistas y grupos respaldados por Turquía en el norte y noroeste de Siria.

En un gran depósito de chatarra junto a los campos agrícolas , los trabajadores clasifican la basura plástica en montones sueltos según el color.

Luego lo cortan y trituran en pedazos pequeños que se lavan y se derriten en gránulos de plástico.

Hilo de plástico

Farhan Sleiman, de 29 años, se encuentra entre los que manejan el material traído del vertedero.

“Compramos plástico de los camiones de recolección de basura y de los niños”, dijo Sleiman, originario de la provincia de Homs.

Expresó temor por el riesgo de contraer “cólera o enfermedades crónicas” por trabajar con la basura.

En otra parte de la provincia norteña de Idlib, los trabajadores de una fábrica que fabrica tapetes y alfombras producen hilos de plástico de colores brillantes mientras grandes máquinas de tejer hacen clic y claquetean.

  • Las esteras se han convertido en un éxito en un área donde muchas personas están desplazadas y viven en tiendas de campaña básicas o viviendas improvisadas.Las esteras se han convertido en un éxito en un área donde muchas personas están desplazadas y viven en tiendas de campaña básicas o viviendas improvisadas.
  • Trabajando con plástico reciclado para hacer alfombras y tapetes baratosTrabajando con plástico reciclado para hacer tapetes y tapetes baratos.

El propietario de la fábrica, Khaled Rashu, de 34 años, dice que la fabricación de alfombras es una tradición familiar.

“Tenemos más de 30 empleados” en la fábrica, alardeó como un logro significativo en una región donde muchos están desempleados.

Grandes esteras con diseños geométricos, algunas hechas con llamativos hilos de plástico rojo o morado, emergen de las máquinas de tejer y se apilan en montones.

El dueño de la tienda, Mohammed al-Qassem, de 30 años, se encuentra entre los que venden las alfombras, que dice que son un éxito en un área donde muchas personas son desplazadas y viven en tiendas de campaña básicas o viviendas improvisadas.

Los tapetes hechos de plástico reciclado cuestan entre $5 y $15, mientras que las alfombras tradicionales de estilo persa rondan los $100.

“En verano, aumenta la demanda de tapetes de plástico ” porque retienen menos calor, dijo Qassem desde su tienda en Maaret Masrin, una ciudad en la provincia de Idlib.

Pero “también se pueden utilizar en invierno y son menos costosos”, añade.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com