Noticias de la Tierra

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Una investigación define las prioridades de conservación de los ecosistemas en los Andes tropicales


La diversidad de ecosistemas en Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú es clave para lograr los objetivos básicos de conservación


DICYT Para conservar los ecosistemas de manera efectiva, los científicos documentan y monitorean su extensión (áreas mapeadas) y el estado de conservación a lo largo del tiempo. La combinación de tendencias en extensión con el grado de protección ayuda a evaluar con precisión la eficacia de las acciones de conservación. Esto es lo que un equipo de investigación internacional liderado por NatureServe e iDiv ha ilustrado para la planificación de la conservación en el área con mayor diversidad biológica del planeta, los Andes tropicales. Utilizando mapas preindustriales y recientes de ecosistemas en los Andes tropicales, el equipo midió la pérdida de ecosistemas a largo plazo debido al uso intensivo de la tierra. Luego cuantificaron la representación de tipos de ecosistemas en la región dentro de las áreas protegidas actuales y la representación adicional ofrecida por la protección de Key Biodiversity Areas (Áreas Clave para la Biodiversidad).

Los hallazgos revelaron que solo cinco de los 95 tipos de ecosistemas dentro del hotspot de los Andes tropicales tienen al menos el 30 % de su área protegida, el porcentaje objetivo de tierra y agua que todos los países deberían conservar para 2030, según lo aconsejado por el Convenio sobre la Diversidad Biológica. Sin embargo, la cantidad de tipos de ecosistemas adecuadamente protegidos podría aumentar a 39 si se consideran ecosistemas en Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú si los gobiernos y la sociedad civil actúan para proteger las Áreas Clave para la Biodiversidad, lugares que cumplen con el estándar reconocido internacionalmente para sitios que contribuyen significativamente a la la persistencia global de la biodiversidad.

Los investigadores llegaron a esta conclusión aplicando el concepto de Variables Esenciales de Biodiversidad (EBV), que ayudan a medir diferentes aspectos de la biodiversidad relevantes para la evaluación, planificación y política de conservación. Los análisis basados ​​en EBV ayudan a crear una línea de base para evaluar el cambio en los ecosistemas terrestres para medir el impacto de las políticas nacionales y medir el progreso de los compromisos hacia los objetivos de conservación.

«A partir de este estudio, podemos ver dónde se han perdido desproporcionadamente algunos ecosistemas debido a los usos intensivos de la tierra», dice Pat Comer, autor principal del estudio y ecólogo jefe de NatureServe. “También podemos ver dónde algunas de nuestras inversiones en la conservación de la tierra han funcionado bien para asegurar algunos ecosistemas mientras que lo han hecho menos bien con otros. Al reconocer y conservar toda la diversidad de ecosistemas, conservamos el entorno natural para que todas las especies sobrevivan y evolucionen”.

El desarrollo de los EBV involucró a cientos de personas durante muchos años, incluidos colaboradores locales de los Andes tropicales e incluyó a muchos científicos y miembros de la comunidad que participaron en talleres regionales y nacionales en Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

“Este indicador EBV vincula los objetivos de conservación a nivel mundial, nacional y local. Más importante aún, el EBV responde directamente a las necesidades expresadas por las personas en estos países”, dice el segundo autor, el Dr. José W. Valdez, investigador postdoctoral en MLU e investigador en iDiv. «El uso de un marco EBV puede ayudar a cerrar la brecha entre los científicos y las comunidades locales y ser una herramienta valiosa para proteger los ecosistemas y la diversidad de especies en todo el mundo».

“Si bien este estudio se centró en los Andes tropicales, los datos utilizados para mapear y analizar los indicadores de ecosistemas pueden informar las decisiones de conservación continentales o incluso globales”, enfatiza el Dr. Sean T. O’Brien, presidente y director ejecutivo de NatureServe. “Este estudio muestra que, si bien aún no hemos protegido adecuadamente todos los ecosistemas naturales, podemos mejorar la representación de la diversidad de los ecosistemas si protegemos nuestras áreas naturales”.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com