Noticias de la Tierra

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

El cambio climático y el calor extremo nos están poniendo más ansiosos


A nivel mundial, las olas de calor se han convertido en un asunto de verano cada vez más frecuente , ya que gran parte del mundo se enfrenta a temperaturas extremadamente altas.


por Kiffer George Card


La frecuencia e intensidad crecientes de las olas de calor pueden desencadenar diversas formas de angustia emocional que afectan la salud mental de las personas . Una de estas formas emergentes de angustia es la eco-ansiedad , que la Asociación Estadounidense de Psicología define como el miedo crónico al desastre ambiental que proviene de observar el cambio climático. En otras palabras, la gente está preocupada por lo que significa un planeta cambiante para ellos y las generaciones futuras.

Según una encuesta histórica sobre la ansiedad ecológica , el 68 % de los adultos informaron experimentar «al menos un poco de ansiedad ecológica» y el 48 % de los jóvenes informaron que el cambio climático afecta negativamente su vida y funcionamiento diarios.

Como epidemióloga social y del comportamiento, estudio cómo los entornos (sociales y naturales) influyen en las personas y su salud. Por ejemplo, una investigación reciente realizada por mi equipo en la Universidad Simon Fraser descubrió que un pequeño número de personas experimentan niveles debilitantes de eco-ansiedad que causan deficiencias cognitivas y funcionales que limitan su capacidad para vivir una vida feliz y saludable.

Ansiedad ecológica: el nuevo mecanismo de afrontamiento del cambio climático

Estas preocupaciones son normales e incluso racionales . Estamos conectados con la tierra, el aire y el agua que nos rodea. Entonces, cuando nuestro entorno cambia, una tristeza y una preocupación primarias son perfectamente apropiadas y quizás incluso ventajosas para la supervivencia.

Durante milenios, las personas han confiado en su capacidad para monitorear, adaptarse y migrar dentro de su entorno para poder sobrevivir . Sin embargo, lo que enfrentamos con el cambio climático es un nivel completamente nuevo de cambio.

Como se destacó en el informe del IPCC del año pasado , la evidencia que muestra que el cambio climático provoca una mayor frecuencia e intensidad de eventos de calor extremo es más cierta que cualquier otro efecto documentado del cambio climático. Desafortunadamente, el mismo informe predice que las temperaturas globales seguirán aumentando y sus efectos se agudizarán.

Las conexiones sociales pueden ayudar a hacer frente al cambio climático

A medida que nuestros entornos continúan cambiando, tendremos que adaptarnos a una nueva era de clima extremo.

El Centro Climático de UBC tiene una serie de estrategias para hacer frente al calor para individuos, comunidades y gobiernos para ayudarlo a mantenerse seguro durante el calor extremo. Estas estrategias incluyen usar una camiseta mojada, limitar las actividades al aire libre durante la parte más calurosa del día, usar estaciones de nebulización comunitarias y promover la silvicultura urbana a largo plazo. Mientras tanto, la Alianza de Salud Mental y Cambio Climático ha identificado recursos para ayudar a las personas a lidiar con la ansiedad ecológica que puede surgir del calor extremo.

No está claro qué tratamientos y estrategias de prevención para la ecoansiedad pueden ser más efectivos, ya que la salud pública y la investigación terapéutica en esta área es un campo emergente.

Sin embargo, una cosa es segura: ninguno de nosotros puede solucionar el cambio climático, al menos no solo.

El cambio climático es un problema colectivo, no individual. Mitigarlo y adaptarse a él requerirá inversiones para construir comunidades más felices y saludables que aseguren que durante el calor extremo y otros fenómenos meteorológicos, las personas no tengan que valerse por sí mismas.

Los gobiernos y las agencias internacionales deben hacer de la salud mental una prioridad en la era del cambio climático si vamos a enfrentar de manera efectiva los desafíos que se avecinan. En particular, los gobiernos locales deben iniciar procesos de identificación de vulnerabilidades climáticas y trabajar con los hogares, vecindarios y organizaciones comunitarias para abordarlas.

En algunas áreas , como la Columbia Británica , se están poniendo a disposición fondos para la mitigación y adaptación al cambio climático. Esto es fundamental para garantizar la resiliencia climática. Proporciona un marco para futuras inversiones en otras jurisdicciones y, por lo tanto, ayuda a aliviar la ansiedad ecológica.

En Canadá, hay una variedad de proyectos comunitarios que están liderando el camino para crear conciencia sobre la importancia de la conexión social en la promoción de la salud, el bienestar y la resiliencia. Intervenciones como estas pueden garantizar que los vecindarios estén preparados para enfrentar las crisis cuando se presenten al garantizar que los vecinos sepan quiénes en sus comunidades podrían ser vulnerables.

Mientras continuamos lidiando con el calor extremo este verano, una de las cosas más importantes que podemos hacer es trabajar juntos para mantenernos seguros y saludables.

Sin un apoyo dedicado, el trabajo necesario para adaptarse al cambio climático no se llevará a cabo hasta que sea demasiado tarde. El momento de la acción climática es ahora.


Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original .



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com