‘Bomba de tiempo’: los insectos que matan los árboles amenazan los frondosos bosques de Francia


El año pasado, feroces incendios forestales destruyeron miles de hectáreas de uno de los bosques más pintorescos de Francia.


por Jean DECOTTE


Ahora las autoridades francesas están luchando contra una invasión de escarabajos que están devorando los debilitados pinos de La Teste-de-Buch, en la región suroeste de Gironda.

“El año 2023 es tan cruel y dramático como los incendios forestales”, afirmó Matthieu Cabaussel, uno de los administradores del bosque privado de La Teste-de-Buch. “Es un doble castigo”.

El escarabajo taquígrafo, un insecto marrón que se encuentra en el aire y mide medio centímetro, ataca principalmente a los pinos dañados por incendios o tormentas.

El parásito pone sus huevos en la corteza y, cuando estos eclosionan, las larvas descienden por el tronco del árbol hasta que muere.

Donde alguna vez estuvieron pinos marítimos de 250 años, ahora las máquinas zumban mientras los trabajadores talan, podan, aserran y evacuan árboles infestados de parásitos.

A lo largo de la pista 214, que atraviesa el bosque de La Teste-de-Buch, se amontonan miles de troncos, símbolo de una nueva amenaza medioambiental en una región donde los incendios forestales destruyeron el año pasado unas 30.000 hectáreas de bosque.

‘Gestión desastrosa’

Los expertos afirman que la tala de árboles es necesaria para combatir las plagas de escarabajos de la corteza , que también afectan a los bosques del este de Francia, así como de Europa del Este.

“La tala de los árboles afectados es la única manera de luchar contra esto”, dijo a la AFP Francis Maugard, responsable de riesgos naturales de la Oficina Nacional de Bosques (ONF), una agencia gubernamental.

Maugard dijo que se utilizaron trampas de feromonas para medir el alcance de la infestación.

Cerca de la famosa duna de Pilat, la duna de arena más alta de Europa, la ONF lanzó inmediatamente una campaña de tala de árboles en el bosque nacional de La Teste, la mitad del cual había ardido en llamas.

Se han extraído unos 80.000 metros cúbicos de madera, el equivalente a 20 años de tala.

Pero en el bosque privado, donde las casi 3.800 hectáreas fueron víctimas de los incendios forestales, las autoridades no actuaron tan rápidamente y los árboles no comenzaron a talarse hasta enero.

Para Hervé Jactel, del Instituto Nacional Francés de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (INRAE), tal enfoque equivalía a una “gestión desastrosa”.

Jactel, director de investigación del laboratorio BioGeCo del instituto, criticó también el almacenamiento de madera infestada en el bosque.

“Era el entorno ideal para la cría”, afirmó, señalando que los escarabajos de la corteza también se han reproducido más rápidamente debido a las altas temperaturas del verano.

“Esto es una verdadera bomba de tiempo”, afirmó. “Si no hacemos nada, la primavera de 2024 será mil veces más peligrosa”.

Cabaussel, que colabora en la gestión del bosque privado de La Teste-de-Buch, admitió varias “dificultades”, entre ellas el calor y la escasa demanda, que han ralentizado la evacuación de los árboles afectados.

‘Tenemos miedo’

A finales de octubre, unas 270.000 toneladas de madera fueron evacuadas del bosque privado y aún quedaba por cortar al menos el doble.

Cabaussel espera tomar todas las medidas necesarias, incluida la tala de árboles durante los meses de invierno, cuando los parásitos están inactivos, para “salvar los bosques vecinos”.

El escarabajo de la corteza ya se ha infiltrado en las zonas urbanas de La Teste, obligando a la gente a talar pinos en sus jardines.

“Existe un riesgo de explosión demográfica”, afirmó François Hervieu, Dirección Regional de Alimentación, Agricultura y Silvicultura (DRAAF), pero añadió que la amenaza es manejable.

“Estamos en una situación que requiere la mayor vigilancia para evacuar los árboles a su debido tiempo.”

ADDUFU, una asociación local de habitantes que tienen un derecho medieval a recolectar madera en el bosque, ha pedido la creación de sitios exclusivos para la evacuación y el almacenamiento de madera.

“Aún queda una enorme cantidad de madera por sacar y tenemos miedo”, afirmó Philippe Fur, vicepresidente de ADDUFU. Teme que el problema empeore en el futuro.

“El desastre que hemos sufrido es grave porque no volveremos a ver un bosque viejo en nuestra vida”, afirmó Cabaussel.

“Pero los ecosistemas forestales se recuperarán muy bien”.

En los bosques diezmados de La Teste-de-Buch, la naturaleza ya está reclamando sus derechos: han aparecido pequeños pinos jóvenes entre los tocones y helechos carbonizados.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com