Noticias de la Tierra

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Peces mexicanos extintos en la naturaleza reintroducidos con éxito


Una vez hubo un pez pequeño llamado «tequila splitfin» o «zoogoneticus tequila» que nadaba en un río en el oeste de México, pero desapareció en la década de 1990. 


de María Verza


Los científicos y residentes, sin embargo, han logrado el regreso de una especie extinta en la naturaleza, pero conservada en cautiverio, a su hábitat nativo.

Su éxito ahora está entrelazado con la identidad de la comunidad y su promoción internacional.

Comenzó hace más de dos décadas en Teuchitlán, un pueblo cercano al volcán Tequila. Media docena de estudiantes, entre ellos Omar Domínguez, comenzaron a preocuparse por el pececito que cabe en la palma de una mano y que solo se había visto en el río Teuchitlán. Había desaparecido de las aguas locales, aparentemente debido a la contaminación, las actividades humanas y la introducción de especies no autóctonas.

Domínguez, ahora investigador de 47 años de la Universidad de Michoacán, dice que entonces solo los ancianos recordaban el pez llamado «gallito» o «gallo pequeño» por su cola anaranjada.

En 1998, los conservacionistas del zoológico de Chester en Inglaterra y otras instituciones europeas llegaron para ayudar a establecer un laboratorio para la conservación de peces mexicanos. Trajeron varias parejas de peces tequila splitfin de los acuarios de los recolectores, dijo Domínguez.

Los peces comenzaron a reproducirse en acuarios y en pocos años Domínguez y sus colegas apostaron por reintroducirlos en el río Teuchitlán. «Nos dijeron que era imposible, (que) cuando los devolviéramos se iban a morir».

Entonces buscaron opciones. Construyeron un estanque artificial para una etapa de semi-cautiverio y en 2012 pusieron allí 40 parejas.

Dos años después, había unos 10.000 peces. El resultado garantizó la financiación, no solo del zoológico de Chester, sino también de una docena de organizaciones de Europa, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos, para trasladar el experimento al río.

Allí estudiaron los parásitos, los microorganismos en el agua, la interacción con los depredadores, la competencia con otros peces y luego los introdujeron en jaulas flotantes.

El objetivo era restablecer el frágil equilibrio. Por esa parte, la clave no fueron tanto los científicos como los residentes locales.

«Cuando comencé el programa de educación ambiental pensé que nos iban a hacer oídos sordos … y al principio eso pasó», dijo Domínguez.

Pero los conservacionistas lo lograron con paciencia y años de espectáculos de marionetas, juegos y explicaciones sobre el valor ecológico y para la salud del «zoogoneticus tequila»: los peces ayudan a controlar los mosquitos que propagan el dengue.

Algunos residentes inventaron un apodo para el pececito: «Zoogy». Hicieron caricaturas y formaron los «Guardianes del Río», un grupo mayoritariamente de niños. Recogen basura, limpian el río y eliminan las plantas invasoras.

Domínguez dijo que es difícil decir si la calidad del agua es mejor porque no hay datos previos para comparar, pero todo el ecosistema ha mejorado. El río está más limpio, hay menos especies no nativas y el ganado ya no puede beber en algunas áreas.

Los peces se multiplicaron rápidamente dentro de sus jaulas flotantes. Luego fueron marcados para que pudieran ser seguidos y puestos en libertad. Era finales de 2017 y en seis meses la población aumentó un 55%. El mes pasado, el pez se había expandido a otra parte del río.

La reintroducción en la naturaleza de especies que se extinguieron en la naturaleza es compleja y requiere mucho tiempo. El caballo de Przewalski y el oryx árabe se encuentran entre los ejemplos exitosos. El zoológico de Chester dijo el 29 de diciembre que el tequila splitfin se había unido a ese pequeño grupo.

«El proyecto ha sido citado como un estudio de caso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) para reintroducciones globales exitosas, con estudios científicos recientes que confirman que los peces están prosperando y ya se reproducen en el río», dijo el zoológico en un comunicado.

«Este es un momento importante en la batalla por la conservación de las especies», dijo Gerardo García, curador de vertebrados e invertebrados inferiores del zoológico.

La lista roja de especies amenazadas de la UICN enumera al tequila splitfin como en peligro de extinción. Los ecosistemas de agua dulce de México están bajo la presión de la contaminación, la extracción excesiva de recursos hídricos y otros factores. Más de un tercio de las 536 especies de peces de agua dulce que se evaluaron en el país están en peligro de extinción, según un informe de 2020 liderado por la UICN y ABQ BioPark en Estados Unidos.

Aún así, en México, Domínguez y su equipo ya están comenzando a trabajar en otro pez que se considera extinto en estado salvaje: el «skiffia francesae». El Golden Skiffia algún día podría unirse a «Zoogy» en el río Teuchitlán.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com