Noticias de la Tierra

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Científicos chilenos estudian el cambio climático en el ‘fin del mundo’


Los científicos chilenos que estudian organismos en uno de los lugares más remotos de la Tierra instan a los líderes regionales a intensificar los esfuerzos para abordar el cambio climático.


por Nicolas Garcia


Una expedición reciente, que se retrasó un año debido a la pandemia de coronavirus, buscó investigar los organismos nocivos y cómo están impactando el cambio climático .

La región de Magallanes en Chile, en el extremo sur de América del Sur donde se encuentran los océanos Atlántico y Pacífico, es conocida como el «fin del mundo» y se extiende desde Punta Arenas a través del Estrecho de Magallanes hasta el Canal de Beagle.

Navegando a través de estrechos bordeados de picos, pasando por glaciares y aves, los científicos a bordo del buque de investigación oceanográfica Cabo de Hornos tenían su enfoque centrado en el agua, que tiene niveles más bajos de acidez, sal y calcio que otros mares y océanos, especialmente en sus aguas. partes menos profundas.

Los científicos creen que las condiciones que se encuentran en el agua aparecerán en otras partes del mundo en las próximas décadas, a medida que aumente el impacto del cambio climático.

«Los planes regionales de mitigación y adaptación al cambio climático están desactualizados con respecto a lo que está sucediendo en el medio ambiente», dijo a la AFP José Luis Iriarte, quien encabezó la expedición.

La expedición se detuvo en 14 lugares, cada vez tomando muestras de agua a diferentes niveles hasta una profundidad de 200 metros utilizando un piec
La expedición se detuvo en 14 lugares, cada vez tomando muestras de agua en diferentes niveles hasta una profundidad de 200 metros utilizando un equipo llamado roseta.

«El medio ambiente está cambiando más rápido de lo que nosotros como sociedad estamos respondiendo».

La misión científica prestó especial atención a las «mareas rojas», es decir, floraciones de algas nocivas que pueden enrojecer el mar.

Se registraron por primera vez en la región de Magallanes hace medio siglo y desde entonces han sido responsables de la muerte de 23 personas y envenenado a más de 200.

Esta zona también se ve afectada por el derretimiento de los glaciares, producto del calentamiento global.

«No sabemos cómo estos organismos y particularmente los microorganismos responderán a estos efectos», dijo Iriarte.

La expedición se detuvo en 14 lugares, cada vez tomando muestras de agua en diferentes niveles hasta una profundidad de 200 metros utilizando un equipo llamado roseta.

Otro equipo se utilizó para recolectar muestras de suelo, a veces a una profundidad de más de 300 metros.

Los científicos también peinaron las costas en busca de algas y moluscos.

Navegando a través de estrechos bordeados de picos, pasando por glaciares y aves, los científicos a bordo del buque de investigación oceanográfica Ca
Navegando a través de estrechos bordeados de picos, pasando por glaciares y aves, los científicos a bordo del buque de investigación oceanográfica Cabo de Hornos se concentraron en el agua, que tiene niveles más bajos de acidez, sal y calcio.

Último bastión de la biodiversidad

Desde el punto más alto del barco, el biólogo marino Rodrigo Hucke, uno de los 19 científicos de la expedición, pasó horas escaneando la superficie del agua.

Al divisar una ballena lejana, daba la señal y luego se lanzaba a una pequeña lancha para intentar acercarse lo más posible al enorme mamífero en un intento por recolectar sus heces, con el objetivo de buscar cambios en su dieta.

Hucke dice que ha habido una falta histórica de acción por parte de los gobiernos en lo que respecta a los océanos, que cubren el 70 por ciento de la superficie del planeta.

Espera que la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la COP27 en Egipto, marque una verdadera transformación global en la forma en que se gestionan los océanos.

«Todo esto debe cambiar en 2022 y debe haber una decisión concreta para avanzar hacia políticas profundas de cambio en la forma en que los humanos hacemos las cosas», dijo Hucke.

Le preocupa que esta región pueda convertirse algún día en «uno de los últimos bastiones de la biodiversidad en la Tierra».

Después de la misión de nueve días, llegó el momento de regresar a los laboratorios para analizar la información recopilada.

«Creo que somos la voz de lo que la naturaleza no puede decir», dijo Wilson Castillo, un estudiante de bioquímica que, a los 24 años, era el miembro más joven de la expedición.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com