Noticias de la Tierra

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

¿Cómo es la mega sequía que amenaza a California?


La sequía que azota desde hace dos décadas al suroeste de América del Norte es la peor de los últimos 1.200 años. Los factores que explican su gravedad


The Washington Post – INFOBAE


Los efectos del cambio climático están avanzando a un ritmo que nadie podría haber anticipado en California, ya que el estado ingresa a su tercer verano consecutivo de una dolorosa sequía. Una investigación publicada en febrero de este año mostró que la temporada de sequía actual de California está relacionada con una megasequía más larga, que ha persistido desde el año 2000.

Pero el período de 22 años, que es el más seco en 1.200 años, está alimentado por el cambio climático causado por el hombre, según científicos ambientales. Como resultado, el estado está luchando contra incesantes temporadas de incendios forestales que cubren el cielo, lo que obliga a algunas personas a mantener las ventanas cerradas durante meses y a otras a convertirse en refugiados climáticos.

En diálogo con The Washington Post, Sasan Saadat, experto sénior en políticas de Earthjustice, dijo que esta megasequía está empujando a los californianos a tomar decisiones ambientales que los científicos no esperaban en décadas. Por ejemplo, para conservar los recursos hídricos en medio de la disminución de los suministros, el Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California ordenó el mes pasado límites sin precedentes para el uso de agua “no esencial”, o cualquier agua utilizada por razones distintas a la salud pública, marcando los recortes más severos jamás promulgados en el estado y afectando a cerca de 6 millones de personas.

“No esperábamos estos resultados”, aseguró Saadat cuando se le preguntó acerca de la intensificación de los fenómenos meteorológicos que enfrentan los californianos casi todos los días debido al cambio climático causado por el hombre. “Son el resultado de la procrastinación de nuestros fracasos anteriores”, sostuvo Saadat. Y, agregó: “Las cosas empeorarán mucho si seguimos procrastinando”.

Una atmósfera más sedienta

Los humanos no son los únicos que necesitan más agua. La vegetación y el suelo reseco ahora también deben competir con un cielo más sediento, gracias a los cambios atmosféricos provocados por décadas de aumento constante de la temperatura (REUTERS)Los humanos no son los únicos que necesitan más agua. La vegetación y el suelo reseco ahora también deben competir con un cielo más sediento, gracias a los cambios atmosféricos provocados por décadas de aumento constante de la temperatura (REUTERS)

En pocas palabras, una megasequía es un período de sequedad extrema que dura décadas. Dentro de ese período, puede haber años ocasionalmente mejores, húmedos, pero el respiro es breve. La sequedad vuelve pronto, y la sequía mantiene su dominio a largo plazo. Esta, la peor de la que se tiene registro, es el resultado de muchos factores, algunos de los cuales son casualidades de la naturaleza y otros, consecuencia de la actividad humana.

Las temperaturas promedio de verano en California son 3 grados más altas ahora que a fines del siglo XIX. Cae menos nievelo que significa que el volumen de agua que alimenta los arroyos y embalses es entre un 15% y un 30% menor que a mediados del siglo XX. Ha habido tramos de años secos en esta parte del mundo desde los registros climatológicos. Pero el calentamiento global ha escalado el período seco actual en territorio de desastre.

Los humanos no son los únicos que necesitan más agua. La vegetación y el suelo reseco ahora también deben competir con un cielo más sediento, gracias a los cambios atmosféricos provocados por décadas de aumento constante de la temperatura. Una atmósfera más cálida contiene más agua, y cuanto más se calienta, más agua necesita, independientemente de la necesidad sobre el terreno. En un estudio publicado el mes pasado en el Journal of Hydrometeorology, los investigadores que analizaron 40 años de datos descubrieron que la atmósfera en los EEUU continentales ahora exige una mayor proporción de agua que antes, especialmente en el oeste.

El efecto no es lineal: a medida que el planeta se calienta, el cielo se vuelve aún más sediento. “A medida que el clima se calienta, esa atracción de agua desde la superficie terrestre hacia la atmósfera se vuelve esencialmente más contundente”, dijo la líder del estudio, Christine Albano, hidróloga del Instituto de Investigación del Desierto en Reno. Esa fuerza creciente significa que se necesita más agua hoy que hace 40 años para proporcionar a las plantas el mismo nivel de hidratación. La región del Río Grande que cubre partes de Colorado, Nuevo México y Texas ahora necesita entre un 8% y un 15% más de agua para obtener el mismo resultado de riego, calcularon los investigadores. El efecto es un poco menor en California pero aún está presente, según Albano.

A diferencia de los terremotos y los huracanes, el inicio de una sequía no se puede fijar en un día o una hora (REUTERS)A diferencia de los terremotos y los huracanes, el inicio de una sequía no se puede fijar en un día o una hora (REUTERS)

Más de la mitad de este aumento de la sed se debió al aumento de las temperaturas, encontraron los autores. Otros factores incluyeron cambios en la humedad (26%), la velocidad del viento (10%) y la radiación solar (8%). A diferencia de los terremotos y los huracanes, el inicio de una sequía no se puede fijar en un día o una hora. “Es uno de estos desastres progresivos”, explicó John Abatzoglou, un climatólogo de UC Merced que trabajó en el estudio con Albano.

La sequía se manifiesta en varias formas diferentes que no siempre ocurren al mismo tiempo: disminución de las precipitaciones, bajos niveles de agua subterránea y de arroyos, cultivos sedientos, suministros comunitarios insuficientes o ecosistemas en dificultades. “Cuando comienza a sentirse realmente mal es cuando todos esos tipos de sequía esencialmente ocurren al mismo tiempo. Y ahí es donde nos encontramos ahora”, detalló Faith Kearns, científica del Instituto de Recursos Hídricos de California en Oakland.

No se puso de esta manera todo a la vez. El oeste de Estados Unidos se encuentra en el período de 23 años más cálido y seco en al menos los últimos 1200 años, según Park Williams, un científico climático de la UCLA. Gracias a una combinación de temperaturas más altas y lluvias insuficientes, los suelos del suroeste de América del Norte estaban más secos entre 2000 y 2021 que en cualquier otro período de 22 años desde el siglo XIX, superando un período igualmente árido a fines del siglo XVI, informaron Williams y sus colegas en su estudio publicado este año en Nature Climate Change.

California obtiene hasta el 50% de su precipitación anual de los ríos atmosféricos que redistribuyen el vapor de agua de los trópicos a los polos (REUTERS)California obtiene hasta el 50% de su precipitación anual de los ríos atmosféricos que redistribuyen el vapor de agua de los trópicos a los polos (REUTERS)

Además, la megasequía más comparable en el registro histórico, ese evento de finales del siglo XVI, comenzó a perder intensidad cuando entró en su tercera década. Eso no está pasando esta vez. “Esta sequía en la que estamos ahora, en lugar de mostrar signos de desaparecer, se duplicó el año pasado y luego se duplicó nuevamente este año”, destacó Williams. “Esta sequía está siendo más dura ahora que nunca”. Las temperaturas siguen siendo altas, la lluvia todavía no está cayendo y no hay señales de que el alivio llegue pronto.

Recuperarse de esta sequía requerirá más que un solo invierno húmedo. Dadas las condiciones de sequía en la tierra y el aumento de la demanda en la atmósfera, es probable que necesitemos varias temporadas de fuertes precipitaciones para compensar el déficit actual de agua, según Albano.

California obtiene hasta el 50% de su precipitación anual de los ríos atmosféricos que redistribuyen el vapor de agua de los trópicos a los polos. Se espera que estos ríos se vuelvan más erráticos a medida que cambia el clima, con menos tormentas que son mucho más intensas y destructivas. El calentamiento global también está interrumpiendo el ciclo de El Niño, concentrando de nuevo la lluvia en menos tormentas y más agresivas. Predecir exactamente cuándo sucederán esas cosas es tan imposible como saber cuándo ocurrirá el próximo terremoto.

Es probable que haya años más húmedos que este en algún momento, dicen los científicos del clima, pero eso no cambia la tendencia subyacente hacia temperaturas más altas y suelos más áridos. “Lo que sea que era normal, no es que haya mucha normalidad, ciertamente está cambiando”, remarcó Abatzoglou. “Cómo nos preparamos para esto se está convirtiendo en una pregunta realmente desafiante para todos los ámbitos de la vida que dependen del agua, que es todo el mundo”.

Más allá de California

El lago Mead, la mayor reserva de EEUU en términos de capacidad -situado a 40 kilómetros al este de Las Vegas- está en su nivel más bajo desde 1937 (REUTERS)El lago Mead, la mayor reserva de EEUU en términos de capacidad -situado a 40 kilómetros al este de Las Vegas- está en su nivel más bajo desde 1937 (REUTERS)

No solo California se está viendo afectada por la falta de lluvias y las condiciones climáticas que está imponiendo el calentamiento global. El lago Mead, la mayor reserva de EEUU en términos de capacidad -situado a 40 kilómetros al este de Las Vegas- está en su nivel más bajo desde 1937 tras la decepcionante temporada de lluvias. Apenas superaba el 30% el pasado 3 de mayo. En la cuenca del Río Grande, el embalse Elephant Butte de Nuevo México, registraba un pírrico 13% hace una semana, por lo que es previsible que comiencen en breve los recortes en esa región.

Tan poca agua queda en el lago Mead que una embarcación se topó la semana pasada con un barril que contenía restos humanos, evidencia de un asesinato cometido hace décadas aprovechando la profundidad del lago. Semejante panorama es la constatación de las advertencias de científicos y expertos desde hace años. “No hay suficiente agua para mantener el modelo actual. Es insostenible y todo el mundo lo sabe, desde los políticos hasta los propios agricultores”, decía hace un año a este diario Ángel Fernández-Bou, ingeniero agrónomo e investigador de la Universidad de California Merced.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com