Noticias de la Tierra

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Las características de los bosques más antiguos pueden amortiguar los efectos del cambio climático para algunas especies de aves


Los bosques primarios y los bosques gestionados con características de crecimiento primario pueden aliviar el cambio climático para algunas especies de aves, según sugiere una investigación de la Facultad de silvicultura de la Universidad Estatal de Oregón.


por Steve Lundeberg, Universidad Estatal de Oregón


El estudio dirigido por el ex estudiante de doctorado del estado de Oregón, Hankyu Kim, se basa en una investigación anterior dirigida por el coautor Matt Betts, profesor del Departamento de Ecosistemas Forestales y Sociedad, que mostró que los bosques viejos con árboles grandes y una diversidad de especies y tamaños de árboles puede ofrecer refugio a algunos tipos de aves amenazadas por un clima cálido.

Los últimos hallazgos tienen implicaciones importantes en las decisiones de conservación con respecto a los bosques maduros, dicen los científicos, y tienen una relevancia aún mayor debido a la nueva Ley de Reducción de la Inflación, que exige mayores recursos para mapear y proteger los bosques primarios restantes de los Estados Unidos .

La investigación, publicada hoy en Global Change Biology , analizó los «microclimas» de los bosques. Los microclimas son condiciones atmosféricas locales, en áreas que van desde unos pocos metros cuadrados hasta muchos kilómetros cuadrados, que difieren de las del área circundante.

Los microclimas tienden a ser más pronunciados en áreas de topografía accidentada y variada, como áreas costeras, islas y montañas como la Cordillera de las Cascadas de Oregón, hogar del Bosque Experimental HJ Andrews, donde Kim y Betts realizaron su investigación.

Los científicos y colaboradores de OSU del estado de Oregón y el Servicio Forestal de los Estados Unidos analizaron ocho años de información sobre la abundancia de aves reproductoras de una cuenca hidrográfica de HJ Andrews, así como lecturas de temperatura del subdosel y datos de vegetación basados ​​en el suelo y LiDAR. Llegaron a la conclusión de que en lugares con microclimas más fríos, algunas especies de aves tendían a hacerlo mejor, un fenómeno que describen como el «efecto amortiguador».

A algunas especies también les fue mejor en lugares donde el bosque tenía una mayor diversidad de composición, lo que se conoce como el «efecto seguro» porque la diversidad ayuda a garantizar la presencia de los insectos de los que se alimentan las aves cuando más necesitan nutrición y energía, durante la temporada de reproducción.

«Hasta donde yo sé, esta es la primera evidencia empírica de cualquier efecto del microclima en las poblaciones de pájaros cantores y del efecto de seguro en las aves en libertad», dijo Kim, ahora investigadora postdoctoral en la Universidad de Wisconsin-Madison. «Cada especie puede tener un rango ligeramente diferente de temperatura óptima, el rango de condiciones térmicas con las que se sienten cómodas, y podría ser lo mismo para la interacción entre los ecosistemas forestales y las aves».

Bajo el régimen de calentamiento actual, explicó, algunas aves interactúan con el ecosistema forestal para su beneficio, mientras que a otras les resultará difícil reproducirse allí porque la disponibilidad de alimentos ha empeorado.

Los científicos encontraron que para cinco de las 20 especies de aves que analizaron, las tendencias de abundancia tendieron a ser neutrales o menos negativas en microclimas más fríos, y los efectos negativos del calentamiento en dos especies se redujeron en lugares con mayor diversidad de composición forestal.

Las cinco especies que se beneficiaron del efecto amortiguador fueron el zorzal de Swainson, el carbonero dorsicastaño, la curruca ermitaña, el zorzal común y la curruca de Wilson. La curruca de Wilson y el piquituerto rojo fueron los dos con evidencia estadística de beneficiarse del efecto seguro.

«Si las plantas brotan antes en microclimas cálidos, lo que hace que los artrópodos emerjan antes, existe el peligro de que las aves migratorias se acerquen a la hora de reproducirse con la disponibilidad máxima de alimentos», dijo Betts. «Dado que el tiempo de salida de las hojas varía según la especie de planta , los bosques con más diversidad de plantas a menudo tienen un período más largo de disponibilidad de insectos».

Las otras 14 aves en los análisis fueron el junco de ojos oscuros, el zorzal ermitaño, la curruca de McGillivray, el papamoscas de la vertiente del Pacífico, la enredadera marrón, la curruca gris de garganta negra, el reyezuelo de corona dorada, el papamoscas de Hammond, el pájaro carpintero peludo, el reyezuelo del Pacífico, el trepatroncos de pecho, chupasavia de pecho rojo, tangara occidental y reinita de rabadilla amarilla.

Siete de las 20 especies mostraron disminuciones generales en la abundancia durante el estudio de ocho años, 2011-18. Nueve mostraron aumentos y cuatro mostraron una tendencia detectable.

«Las tendencias de abundancia de cinco especies disminuyeron a un ritmo mayor en lugares más cálidos que en áreas más frías», dijo Kim. «Eso sugiere que los microclimas dentro de los paisajes boscosos proporcionan refugio para esas especies. Las especies en declive que son sensibles a las condiciones cálidas, como la curruca de Wilson, la curruca ermitaña y el carbonero castaño, parecen beneficiarse más de los efectos de los refugios».

A Betts le pareció interesante que el estudio dirigido por Kim, cuyos resultados, según Betts, se «recolectaron de forma independiente y más rigurosa» que los de la investigación que dirigió en 2017, mostró las mismas especies en declive y las mismas especies que se benefician de los bosques con crecimiento antiguo. características.

«El artículo anterior no estaba tan bien hecho porque no medimos el microclima directamente», dijo Betts. «Nuestra hipótesis era que la amortiguación del microclima debería funcionar para una alta proporción de las especies en declive. Este documento actual es la primera vez que se muestra».


Más información: Hankyu Kim et al, El microclima y la composición del bosque median las tendencias a largo plazo de las poblaciones de aves reproductoras, 

Global Change Biology (2022). DOI: 10.1111/gcb.16353



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com