Cómo podemos adaptarnos al cambio climático


Thomas Bernauer contribuyó al último informe del IPCC sobre la adaptación al cambio climático. Él ve la naturaleza y el buen gobierno como nuestros recursos más importantes para hacer frente a los efectos del cambio climático:


por el Prof. Thomas Bernauer, ETH Zúrich


El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) presentó hoy la segunda sección del Sexto Informe de Evaluación (AR6) sobre el estado de la investigación climática. La primera sección publicada en agosto pasado describía la base física, las causas y el alcance del cambio climático (ver la publicación de blog de Sonja Seneviratne); mientras que la segunda sección trata sobre las consecuencias del calentamiento global para el medio ambiente y la humanidad.

Contribuí al nuevo informe climático como uno de los autores principales del Grupo de Trabajo II. Este informe es el resultado de un proceso impresionante: varios cientos de científicos evaluaron miles de publicaciones científicas sobre las consecuencias del cambio climático y los enfoques para adaptarse a él y resumieron el estado actual del conocimiento, principalmente a través de videoconferencias, en este informe. Hoy, la esencia de los hallazgos se presenta a los formuladores de políticas y al público.

El mensaje es claro: el cambio climático representa una amenaza para el bienestar humano y la salud de nuestro planeta. Se requiere una adaptación urgente. Y es posible. Considero que los siguientes hallazgos son particularmente importantes.

Las consecuencias del cambio climático están en todas partes

El cambio climático ya tiene impactos en todo el mundo: nuestro planeta se ha calentado en un promedio global de alrededor de 1,1 °C desde 1880. Las consecuencias se pueden encontrar en prácticamente todas las áreas del medio ambiente y la vida, y en algunos casos son graves. Todas las áreas geográficas se ven afectadas, desde los trópicos hasta los polos, ecosistemas sensibles como los arrecifes de coral, los bosques en tierra y las praderas de pastos marinos y los bosques de algas de los océanos, y también sectores como el agua y la energía, la agricultura, la salud humana y la nutrición.

Incluso si la humanidad logra reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para 2050 y limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C, los riesgos y daños de gran alcance a los sistemas ambientales y las personas ya no se pueden evitar en muchos lugares. Los mayores riesgos climáticos los enfrentan las personas y el entorno natural en las regiones con los mayores aumentos de temperatura, y en las costas, a lo largo de los ríos y en las regiones montañosas.

Sin embargo, este nuevo informe no se limita a enumerar riesgos y daños. Más bien se enfoca en soluciones en términos de adaptación al cambio climático.

La brecha de adaptación está creciendo

Es alentador que recientemente se hayan iniciado muchas actividades de adaptación, particularmente en las áreas de protección contra inundaciones, riego y suministro de agua. Sin embargo, la distribución geográfica de estas medidas es muy desigual. En muchos países y regiones, los procesos de adaptación ya están llegando a sus límites.

Una división norte-sur se está volviendo cada vez más evidente: en los países pobres y mal gobernados del Sur Global, la «brecha de adaptación», la brecha entre el aumento del riesgo climático y las medidas tomadas por la sociedad para limitarlo, está creciendo mucho más rápido.

En los hotspots globales, se considera que 3.300 millones de personas están particularmente en riesgo por el cambio climático. Su vulnerabilidad se ve acentuada por problemas superpuestos como la pobreza, gobiernos débiles, inestables o corruptos, falta de confianza en las autoridades y acceso restringido a servicios de energía, agua, saneamiento y salud, particularmente en asentamientos informales. En tales áreas, la cantidad de muertes causadas por inundaciones, sequías y tormentas ha sido hasta 15 veces mayor que en los países más ricos durante la última década, lo que refleja la injusticia climática imperante.

Nuestras armas más poderosas

Entonces, ¿cómo puede la humanidad adaptarse con éxito al cambio climático? El informe proporciona respuestas claras a esta pregunta:

  • La naturaleza es uno de nuestros aliados más importantes. Una conservación más fuerte de la naturaleza puede ayudar enormemente en la adaptación a los riesgos del cambio climático que no podemos prevenir. Un planeta saludable es esencial: nos proporciona alimentos y agua, asegura los medios de subsistencia de las personas y ayuda a reducir el riesgo de desastres.
  • En segundo lugar, considero que el desarrollo resistente al clima es particularmente importante. El término vincula la adaptación y mitigación del cambio climático con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Junto con infraestructura como la protección contra inundaciones, la resiliencia también exige la reestructuración compatible con el clima de los sistemas agrícolas, alimentarios y de salud.
  • Y, por último, la buena gobernanza: los gobiernos bien gestionados que funcionan con eficacia en crisis agudas serán un recurso central. La buena gobernanza ayuda a combatir la pobreza, la corrupción y la desigualdad social, y es un requisito previo fundamental para superar la brecha de adaptación.

Se necesita un cambio social rápido

Como politólogo, no puedo enfatizar lo suficiente que la adaptación climática es más que una nueva infraestructura. Es cierto que una adaptación exitosa requerirá dinero, acero y concreto, pero la tecnología por sí sola no lo solucionará. Es una tarea de la sociedad en su conjunto, en la que las instituciones políticas y sociales y el compromiso de todos juegan un papel central.

Para todas las sociedades, y para Suiza en particular, que corre el riesgo de verse gravemente afectada por el cambio climático, el tiempo es un factor de enorme importancia. Muchos procesos de adaptación requieren inversiones a largo plazo y cambios estructurales. Cuanto más tiempo continúen aumentando las emisiones sin control, menor será el margen de maniobra y menor será nuestra ventana de oportunidad para limitar los riesgos climáticos inevitables.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com