Alerta climática: un estudio advirtió que el Ártico podría perder todo su hielo para 2030


Un reciente trabajo publicado en la revista Nature pronosticó que entre 2030 y 2050 llegará el primer septiembre sin masa helada en esa región del planeta. Y aclararon que esto sucederá incluso si se reducen las emisiones de efecto invernadero



Los efectos del cambio climático en el planeta se acumulan cada día y lo que preocupa cada vez más a los especialistas son las nuevas proyecciones acerca del futuro.

Es que, según las conclusiones de un reciente trabajo publicado en la revista Nature Communications, el pronóstico indica que entre 2030 y 2050 llegará el primer septiembre sin hielo en el Ártico incluso aunque los países hicieran grandes esfuerzos por recortar las emisiones y mantenerse en los límites del Acuerdo de París.

Y si no se reducen las emisiones de efecto invernadero (GEI), en 2100 la región ártica quedará libre de hielo casi medio año, según las mismas proyecciones.

El estudio, que estuvo apoyado en observaciones de satélites de la NASA y la ESA y un sofisticado modelo climático, halló que la extensión del casquete polar vino menguando a un ritmo del 12,6% cada década desde 1980. Pero la propia variabilidad climática complica a los investigadores saber cuándo todo el océano Ártico será agua.

Para los expertos, "tantos meses sin hielo acelerará el cambio climático" (Getty)Para los expertos, “tantos meses sin hielo acelerará el cambio climático” (Getty)

Habitualmente, el hielo que cubre el Ártico llega a su mínimo cada mes de septiembre, como consecuencia de la temporada de verano. Pero desde finales de siglo, este mínimo es cada vez más reducido.

Seung-Ki Min es coautor del estudio e investigador del Laboratorio de Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Pohang, en Corea del Sur, y destacó: “Vemos que el océano Ártico estará libre de hielo en verano entre 2030 y 2050 en todos los escenarios de emisión que consideramos”.

Hay que tener en cuenta que los escenarios futuros de emisiones se corresponden con el objetivo de no superar los 2º de calentamiento extra que se aprobó en el mencionado Acuerdo de París en 2015. Y teniendo en cuenta que este es el escenario más optimista, todo indica -según los expertos- que el deshielo es inevitable.

Sin embargo, para Min, es posible “evitar un Ártico sin hielo en verano si se logra reducir las emisiones de GEI de manera más agresiva, como en la ruta alternativa de calentamiento de 1,5º”.

Si no se reducen las emisiones de efecto invernadero), en 2100 la región ártica quedará libre de hielo casi medio año, según las proyecciones (AFP)Si no se reducen las emisiones de efecto invernadero), en 2100 la región ártica quedará libre de hielo casi medio año, según las proyecciones (AFP)

El problema es que, según varios trabajos, este límite de aumento de la temperatura media mundial ya ha sido superado regionalmente y globalmente podría verse rebasado en menos de cinco años.

Para analizar la contribución humana a la disminución del hielo marino del Ártico y proyectar su camino futuro, Min y sus colegas utilizaron datos de observación de entre 1979 y 2019 para limitar las simulaciones de modelos climáticos. Y vieron que el impacto humano en la disminución del hielo marino en el Ártico se puede ver durante todo el año y se puede atribuir en gran medida al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que las contribuciones de los aerosoles y los factores naturales (como la actividad solar y volcánica) eran mucho menores.

Uno de los aportes más relevantes de estos 40 años de datos fue que, al menos desde finales de la década del 90, el casquete polar pierde hielo todos los meses, no sólo en verano. Desde el fin de la última glaciación, el ciclo anual del Ártico sigue el mismo patrón, según observaron los investigadores: la extensión de la banquisa ártica alcanzaba su extensión máxima entre marzo y abril, para ir menguando los meses siguientes, hasta su mínimo entre septiembre y octubre, cuando volvía a iniciar ciclo.

Pero todos los datos señalan que la porción helada del océano es cada vez menor cada nuevo marzo, de lo que se deduce que también hay deshielo incluso en los meses más fríos en el hemisferio norte, aunque sea en los márgenes.

“Cada año vemos aumentar los niveles de dióxido de carbono en nuestra atmósfera como resultado directo de la actividad humana", alertan los especialistas (Getty)“Cada año vemos aumentar los niveles de dióxido de carbono en nuestra atmósfera como resultado directo de la actividad humana”, alertan los especialistas (Getty)

En opinión del meteorólogo Ernesto Rodríguez Camino, “este trabajo reduce la ventana de tiempo de la que se dispone para avanzar en las medidas de adaptación frente a un escenario de océano Ártico libre de hielo, ya que podría tener lugar antes de lo que se había estimado en los trabajos recogidos en el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés)”.

“Anteriores trabajos habían observado el deshielo a lo largo de todo el año, pero nuestro estudio confirma que la disminución del hielo marino del Ártico en todos los meses se debe principalmente al aumento de los gases de efecto invernadero inducidos por los humanos”, concluyó Min.

Con él coincidió el director adjunto del Instituto de Oceanografía de la Universidad de Hamburgo, Dirk Notz, quien es uno de los mayores expertos en la dinámica del hielo ártico.

Notz fue uno de los principales autores del sexto y último informe del IPCC y coautor del apartado dedicado al océano, la criosfera y el nivel del mar, además de coautor de este nuevo estudio sobre el deshielo ártico e insistió en la responsabilidad humana: “Cuantificamos el impacto humano en la pérdida masiva de hielo marino observada en el Ártico hasta en un 90%. Esto significa que casi todo el deshielo que hemos observado en las últimas décadas ha sido provocado por nosotros, los humanos”.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com