Estudio estima cuánto podría aumentar la deforestación si se levantan las restricciones a la minería en la Amazonía


Un modelo desarrollado por investigadores brasileños muestra que la apertura de áreas protegidas de la Amazonía a proyectos mineros provocaría la deforestación de 183 kilómetros cuadrados (km²) debido directamente a nuevas minas y la pérdida de 7.626 km² adicionales de bosque por la acción directa e indirecta impactos de la construcción de infraestructura.


por FAPESP


Los científicos mapearon 242 yacimientos minerales en la Reserva Nacional de Cobre y Minerales Asociados (RENCA), un área ubicada en los estados norteños de Amapá y Pará. El gobierno brasileño creó RENCA en 1984 para proteger los activos minerales y realizar investigaciones geológicas en el área. Su superficie total es de 47.000 km², por lo que el riesgo de deforestación corresponde a alrededor del 17%.

Abrir el área a la exploración y producción requeriría 1.463 km de nuevos caminos para facilitar el acceso, lo que provocaría una deforestación indirecta estimada en 40 veces mayor que la cantidad de desmonte debido directamente a las operaciones mineras, así como la fragmentación de los bosques con pérdidas significativas de biodiversidad y servicios ecosistémicos que ahora proporciona el bosque.

Los resultados del estudio se informan en un artículo publicado en la revista Nature Sustainability . Mientras tanto, el Congreso de Brasil está debatiendo proyectos de ley que permitirían la minería en áreas protegidas, incluidos los territorios indígenas (TI).

Además, la deforestación en la Amazonía se ha acelerado, alcanzando los 8.590,33 km² entre agosto de 2021 y julio de 2022, cuando fue la tercera más alta desde 2015 según datos de DETER, el detector de deforestación en tiempo real basado en satélites operado por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales ( INPE).

Los investigadores modelaron cinco escenarios de 30 años de expansión minera en RENCA. Nueve unidades de conservación cubren actualmente el 90% del área: dos TI, tres unidades de protección total y cuatro unidades de uso sostenible. La ley prohíbe la minería en todas las áreas protegidas dentro de RENCA.

En 2017, el entonces presidente Michel Temer se movió para permitir el desarrollo comercial de RENCA, pero se retractó en respuesta a la presión de las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las asociaciones de la sociedad civil.

“Una de las innovaciones en el estudio fue el modelado de los impactos futuros de posibles nuevas áreas mineras y la infraestructura requerida para llegar a ellas, incluida la construcción de caminos. Creemos que la discusión sobre las propuestas para reducir las áreas protegidas debe considerar el impacto en el bosque. , sobre su biodiversidad y servicios ecosistémicos. La planificación estratégica es de vital importancia en esos casos», dijo a Agência FAPESP la ingeniera ambiental Juliana Siqueira-Gay.

Ella es la primera autora del artículo sobre el estudio, que fue parte de su doctorado. investigación en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de São Paulo (POLI-USP). Su trabajo fue reconocido por la Asociación Internacional para la Evaluación de Impacto (IAIA), que en 2022 le otorgó su Premio de la Juventud por » investigación y modelado innovadores » al analizar los «impactos de la política en los paisajes forestales, la minería y el desarrollo de infraestructura, y la minería dentro de pueblos indígenas». tierras».

Para Luis Enrique Sánchez, docente de la POLI-USP, asesor de tesis de Siqueira-Gay y coautor del artículo, la investigación puede contribuir para la toma de decisiones. “Demuestra que antes de que se realicen cambios en las reglas con el objetivo de reducir las áreas de conservación, abrir los territorios indígenas a la minería o permitir la producción en RENCA, se deben realizar estudios de impacto ambiental, no caso por caso sino de manera estratégica. Estas decisiones pueden tener implicaciones a escala regional. Nuestro estudio muestra que las políticas gubernamentales deben estar sujetas a evaluaciones de impacto», dijo Sánchez.

Investigaciones anteriores del grupo, realizadas en colaboración con colegas de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) e informadas en 2020 en la revista One Earth , se centraron específicamente en los territorios indígenas. Según este estudio, la minería en las áreas afectadas podría aumentar el impacto sobre el bosque en un 20 % y provocar pérdidas por valor de hasta 5 000 millones USD en servicios ecosistémicos, como la regulación de las lluvias y la producción de alimentos.

Escenarios

El grupo desarrolló modelos espaciales de uso del suelo para simular la expansión de la minería y la infraestructura de acceso asociada en un total de unos 250.000 km² en RENCA y alrededores (correspondientes al 5% de la Amazonía brasileña).

Bajo uno de los cinco escenarios de la política de permitir la minería y el incremento de otras actividades humanas en RENCA, se mantiene la protección legal del área como reserva y no hay cambios en las áreas de conservación. Bajo los otros cuatro, el marco legal existente es reemplazado por reglas que (1) cambian las restricciones relacionadas con las tierras indígenas para permitir la minería y la construcción de caminos de acceso; (2) cambiar el plan de manejo para áreas de uso sostenible para permitir actividades económicas allí; (3) permitir la minería en TI y áreas de uso sostenible; y (4) suspender las restricciones en todas las unidades de conservación a lo largo de RENCA.

Ninguno de los escenarios condujo a un resultado deseable en términos de conservación, y la deforestación aumentó hasta cierto punto en todos los casos, con pérdidas de áreas de alta biodiversidad y una mayor fragmentación del paisaje. En algunos casos, se requeriría una red de carreteras larga y costosa, lo que crearía una presión adicional para abrir más áreas protegidas y aumentaría la fragmentación de los bosques.

Los investigadores no discuten específicamente la minería de oro, pero señalan que se sabe que el área contiene varios depósitos de oro con buscadores salvajes en operación allí. Dado el crecimiento de estas actividades ilegales en la Amazonía debido al precio del oro y el apoyo político, abrir el área a la exploración, minería e infraestructura llevaría a una ocupación más informal en busca de yacimientos de oro, escriben.

Según Sánchez, la presión sobre la selva amazónica se intensifica en el actual contexto de débil gobernabilidad. “Las carreteras y otros medios de acceso son puertas de entrada para la penetración de otras actividades, tanto legales como ilegales. Cuando la gobernabilidad es débil, el impacto de la minería se multiplica”, dijo.

Un informe publicado en 2021 por MapBiomas, una red colaborativa dirigida por ONG, universidades y nuevas empresas tecnológicas para mapear el uso de la tierra y la cubierta forestal en Brasil, afirma que la minería se multiplicó por seis en todo el país entre 1985 y 2020. La estimación se basa en el análisis de imágenes satelitales con la ayuda de la inteligencia artificial. Los autores estiman que la minería saltó de 310 km² a 2.060 km² en el período, con parte de la expansión ocurriendo en el Amazonas. En 2020, tres de cada cuatro hectáreas de operaciones mineras estaban en la Amazonía, principalmente relacionadas con la prospección salvaje (garimpos).

«Nuestros modelos no clasifican los depósitos minerales por tipo de mineral, por lo que no analizamos la extracción de oro por separado. Sabemos que hay muchos depósitos de oro en la región y no sería posible ignorar el hecho de que nuevas carreteras facilitar mucho el acceso», dijo Siqueira-Gay, quien actualmente investiga la minería y la deforestación en el Instituto Escolhas, un grupo de expertos en sostenibilidad.

La transición energética dará lugar a un aumento de la demanda de ciertos minerales en los próximos años, agregó, en particular los que se utilizan para producir energía solar y eólica y en baterías de automóviles eléctricos. “La importancia de la protección del paisaje es un tema que a partir de ahora se tratará con mayor amplitud. El debate sobre la apertura de nuevas áreas tiene que ver con nuestras líneas de investigación aquí”, dijo.


Más información: Juliana Siqueira-Gay et al, Planificación estratégica para mitigar los impactos de la minería en las áreas protegidas de la Amazonía brasileña, 

Nature Sustainability (2022). DOI: 10.1038/s41893-022-00921-9

Juliana Siqueira-Gay et al, La legislación propuesta para minar las tierras indígenas de Brasil amenazará los bosques amazónicos y sus valiosos servicios ecosistémicos, One Earth (2020). DOI: 10.1016/j.oneear.2020.08.008



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com