La evolución podría impedir que los humanos resuelvan el cambio climático, dicen los investigadores


Las características centrales de la evolución humana pueden impedir que nuestra especie resuelva problemas ambientales globales como el cambio climático, según un estudio reciente dirigido por la Universidad de Maine.


por Marcus Wolf, Universidad de Maine


La evolución podría impedir que los humanos resuelvan el cambio climático, según un nuevo estudio
Las dimensiones de la gestión ambiental crean un paisaje atractor para la evolución humana a largo plazo. Los desafíos de la sostenibilidad ambiental (fronteras curvas) requieren un nivel mínimo de cooperación en una sociedad de un cierto tamaño espacial mínimo. Caminos potenciales alternativos mueven a la humanidad hacia diferentes resultados evolutivos a largo plazo. En el camino B, la competencia entre sociedades por recursos ambientales comunes crea una selección cultural entre grupos para una competencia y un conflicto cada vez más directos. Camino A, la creciente cooperación entre sociedades facilita el surgimiento de rasgos culturales globales para preservar los beneficios ambientales compartidos. Crédito: Transacciones Filosóficas de la Royal Society B: Ciencias Biológicas (2023). DOI: 10.1098/rstb.2022.0259

Los humanos han llegado a dominar el planeta con herramientas y sistemas para explotar los recursos naturales que fueron perfeccionados durante miles de años mediante el proceso de adaptación cultural al medio ambiente. El biólogo evolutivo Tim Waring de la Universidad de Maine quería saber cómo este proceso de adaptación cultural al medio ambiente podría influir en el objetivo de resolver los problemas ambientales globales. Lo que encontró fue contradictorio.

El proyecto buscó comprender tres preguntas centrales: cómo ha operado la evolución humana en el contexto de los recursos ambientales, cómo la evolución humana ha contribuido a las múltiples crisis ambientales globales y cómo los límites ambientales globales podrían cambiar los resultados de la evolución humana en el futuro.

El equipo de Waring describió sus hallazgos en un nuevo artículo publicado en Philosophical Transactions of the Royal Society B. Otros autores del estudio incluyen a Zach Wood, exalumno de la UMaine, y Eörs Szathmáry, profesor de la Universidad Eötvös Loránd en Budapest, Hungría.

Expansión humana

El estudio exploró cómo el uso del medio ambiente por parte de las sociedades humanas cambió a lo largo de nuestra historia evolutiva. El equipo de investigación investigó los cambios en el nicho ecológico de las poblaciones humanas, incluidos factores como los recursos naturales que utilizaban, la intensidad con la que se utilizaban, los sistemas y métodos que surgieron para utilizar esos recursos y los impactos ambientales resultantes de su uso.

Este esfuerzo reveló un conjunto de patrones comunes. A lo largo de los últimos 100.000 años, los grupos humanos han utilizado progresivamente más tipos de recursos, con más intensidad, a mayores escalas y con mayores impactos ambientales. Luego, esos grupos a menudo se extienden a nuevos entornos con nuevos recursos.

La expansión humana global fue facilitada por el proceso de adaptación cultural al medio ambiente. Esto conduce a la acumulación de rasgos culturales adaptativos: sistemas sociales y tecnología para ayudar a explotar y controlar los recursos ambientales, como prácticas agrícolas, métodos de pesca, infraestructura de riego, tecnología energética y sistemas sociales para gestionar cada uno de ellos.

“La evolución humana está impulsada principalmente por el cambio cultural , que es más rápido que la evolución genética. Esa mayor velocidad de adaptación ha hecho posible que los humanos colonicen todas las tierras habitables del mundo”, dice Waring, profesor asociado del Centro Senador George J. Mitchell de la UMaine. de Soluciones de Sostenibilidad y la Facultad de Economía.

Además, este proceso se acelera debido a un proceso de retroalimentación positiva: a medida que los grupos crecen, acumulan rasgos culturales adaptativos más rápidamente, lo que proporciona más recursos y permite un crecimiento más rápido.

“Durante los últimos 100.000 años, esto ha sido una buena noticia para nuestra especie en su conjunto”. Waring dice, “pero esta expansión ha dependido de grandes cantidades de recursos y espacio disponibles”.

Hoy en día, los humanos también nos hemos quedado sin espacio. Hemos alcanzado los límites físicos de la biosfera y reclamamos la mayoría de los recursos que tiene para ofrecer. Nuestra expansión también nos está alcanzando. Nuestras adaptaciones culturales, en particular el uso industrial de combustibles fósiles, han creado peligrosos problemas ambientales globales que ponen en peligro nuestra seguridad y acceso a recursos futuros.

Límites globales

Para ver qué significan estos hallazgos para resolver desafíos globales como el cambio climático , el equipo de investigación analizó cuándo y cómo surgieron sistemas humanos sostenibles en el pasado. Waring y sus colegas encontraron dos patrones generales. En primer lugar, los sistemas sostenibles tienden a crecer y extenderse sólo después de que los grupos han luchado o no han logrado mantener sus recursos en primer lugar.

Por ejemplo, Estados Unidos reguló las emisiones industriales de azufre y dióxido de nitrógeno en 1990, pero sólo después de haber determinado que provocaban lluvia ácida y acidificaban muchas masas de agua en el noreste. Esta acción demorada presenta un problema importante hoy en día, cuando amenazamos otros límites globales. En cuanto al cambio climático, los seres humanos deben resolver el problema antes de que provoquemos un accidente.

En segundo lugar, los investigadores también encontraron evidencia de que los sistemas sólidos de protección ambiental tienden a abordar los problemas dentro de las sociedades existentes, no entre ellas. Por ejemplo, la gestión de los sistemas hídricos regionales requiere cooperación regional, infraestructura y tecnología regionales, y éstas surgen a través de la evolución cultural regional. Por lo tanto, la presencia de sociedades de la escala adecuada es un factor limitante crítico.

Para abordar la crisis climática de manera efectiva probablemente se requerirán nuevos sistemas regulatorios, económicos y sociales a nivel mundial, que generen mayor cooperación y autoridad que los sistemas existentes como el Acuerdo de París. Para establecer y operar esos sistemas, los humanos necesitamos un sistema social funcional para el planeta, que no tenemos.

“Uno de los problemas es que no tenemos una sociedad global coordinada que pueda implementar estos sistemas”, dice Waring. “Sólo tenemos grupos subglobales, que probablemente no serán suficientes. Pero se pueden imaginar tratados de cooperación para abordar estos problemas compartidos”. desafíos. Entonces, ese es el problema fácil “.

El otro problema es mucho peor, afirma Waring. En un mundo lleno de grupos subglobales, la evolución cultural entre estos grupos tenderá a resolver los problemas equivocados, beneficiando los intereses de las naciones y las corporaciones y retrasando la acción sobre prioridades compartidas. La evolución cultural entre grupos tendería a exacerbar la competencia por los recursos y podría conducir a conflictos directos entre grupos e incluso a una muerte regresiva humana global.

“Esto significa que los desafíos globales como el cambio climático son mucho más difíciles de resolver de lo que se pensaba anteriormente”, dice Waring. “No es sólo que sean lo más difícil que nuestra especie haya hecho jamás. Lo son absolutamente. El mayor problema es que las características centrales de la evolución humana probablemente estén trabajando en contra de nuestra capacidad para resolverlos. Para resolver los desafíos colectivos globales tenemos que nadar contra la corriente “.

Pensando en el futuro

Waring y sus colegas creen que su análisis puede ayudar a navegar el futuro de la evolución humana en una Tierra limitada. Su artículo es el primero en proponer que la evolución humana puede oponerse al surgimiento de problemas globales colectivos y se necesita más investigación para desarrollar y probar esta teoría.

El equipo de Waring propone varios esfuerzos de investigación aplicada para comprender mejor los impulsores de la evolución cultural y buscar formas de reducir la competencia ambiental global, dado cómo funciona la evolución humana. Por ejemplo, se necesita investigación para documentar los patrones y la fuerza de la evolución cultural humana en el pasado y el presente. Los estudios podrían centrarse en los procesos pasados ​​que condujeron a la dominación humana de la biosfera y en las formas en que se está produciendo hoy la adaptación cultural al medio ambiente.

Pero si el esquema general resulta ser correcto y la evolución humana tiende a oponerse a soluciones colectivas a los problemas ambientales globales, como sugieren los autores, entonces es necesario responder a algunas preguntas muy urgentes. Esto incluye si podemos utilizar este conocimiento para mejorar la respuesta global al cambio climático.

“Por supuesto, existe la esperanza de que los seres humanos puedan resolver el cambio climático. Hemos construido una gobernanza cooperativa antes, aunque nunca de esta manera: a gran velocidad a escala global”, dice Waring.

El crecimiento de la política ambiental internacional ofrece cierta esperanza. Ejemplos exitosos incluyen el Protocolo de Montreal para limitar los gases que agotan la capa de ozono y la moratoria global sobre la caza comercial de ballenas.

Los nuevos esfuerzos deberían incluir el fomento de sistemas más intencionales, pacíficos y éticos de autolimitación mutua, particularmente a través de regulaciones de mercado y tratados ejecutables, que vinculen cada vez más estrechamente a los grupos humanos de todo el planeta en una unidad funcional.

Pero ese modelo puede no funcionar para el cambio climático.

“Nuestro artículo explica por qué y cómo la construcción de una gobernanza cooperativa a escala global es diferente, y ayuda a los investigadores y formuladores de políticas a tener más claridad sobre cómo trabajar hacia soluciones globales”, dice Waring.

Esta nueva investigación podría conducir a un mecanismo político novedoso para abordar la crisis climática: modificar el proceso de cambio adaptativo entre corporaciones y naciones puede ser una forma poderosa de abordar los riesgos ambientales globales.

En cuanto a si los humanos pueden seguir sobreviviendo en un planeta limitado, Waring dice: “No tenemos ninguna solución para esta idea de una trampa evolutiva a largo plazo, ya que apenas entendemos el problema. Si nuestras conclusiones están siquiera cerca de ser “Correcto, necesitamos estudiar esto mucho más detenidamente”.

Más información: Timothy M. Waring et al, Los procesos característicos de la evolución humana causaron el Antropoceno y pueden obstruir sus soluciones globales, Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences (2023). DOI: 10.1098/rstb.2022.0259

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com