Cómo frenar el cambio climático: tres esfuerzos a gran escala podrían marcar la diferencia


A solo nueve semanas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2023, los países pronto harán un balance de sus avances en el esfuerzo mundial para frenar el calentamiento global y adaptarse a él. 


por Brendan Bane, Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico


Más conocida como COP28, la conferencia ofrece la oportunidad para que los países cumplan y coordinen sus compromisos de mitigación del clima, como lograr la neutralidad de carbono para 2050 o alcanzar el pico de emisiones para 2030.

Investigaciones anteriores sugieren que, si se cumplen las promesas actuales, el mundo está aproximadamente en camino de mantener el calentamiento por debajo de los 2°C. Pero el objetivo original del Acuerdo de París (el tratado sobre el cambio climático de 2015 en el que 196 países aspiraban a limitar el calentamiento global a 1,5° para finales de este siglo) sigue obstinadamente fuera de alcance.

“Hay malas noticias”, dijo Haewon McJeon, profesor visitante en el Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea, cuya investigación a menudo se centra en evaluar los compromisos climáticos. “Hemos hecho un balance de los compromisos climáticos actuales en todo el mundo y todos están muy por debajo del objetivo de 1,5°. No es suficiente”.

¿Qué pueden hacer los países para que el objetivo vuelva a estar a nuestro alcance? En un nuevo comentario publicado en la revista One Earth , los investigadores destacan que los mayores avances en la mitigación del clima se pueden lograr a través de tres esfuerzos globales: controlar las emisiones distintas del CO 2 , como el metano y los gases fluorados, aumentar la eliminación de dióxido de carbono y detener la deforestación. . Si se avanza lo suficiente en estas áreas, dijeron los autores, el objetivo de 1,5° podría retroceder poco a poco en nuestro punto de mira.

“Mitigar las emisiones de todas las fuentes será fundamental para limitar el calentamiento a menos de 1,5°C”, dijo Gokul Iyer, autor principal del comentario y científico de la Tierra en el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico del Departamento de Energía. “Si bien la mayoría de los esfuerzos hasta la fecha se han centrado en las emisiones de dióxido de carbono en el sector energético, esas tres áreas presentan oportunidades para aumentar aún más la ambición”.

Se acerca rápidamente la oportunidad de ajustar el rumbo. El Acuerdo de París tiene incorporado un mecanismo de “trinquete”, un proceso de corrección de rumbo mediante el cual los países pueden revisar periódicamente sus compromisos climáticos en incrementos de cinco años.

Su propósito es lograr acciones más audaces y ambiciosas dentro del esfuerzo por frenar el calentamiento. La COP28 marca la primera vez que los países participantes se someterán a esta “revisión de progreso”, conocida como Balance Global, que dará forma a las promesas ajustadas.

Aumentar la ambición de reducir las emisiones: más allá del dióxido de carbono

El dióxido de carbono es el gas de efecto invernadero más conocido, pero es uno entre varios. Aunque son menos frecuentes, otros gases como el metano y el óxido nitroso pueden atrapar aún más calor. Este último puede permanecer en la troposfera de la Tierra durante más de un siglo antes de pasar a la estratosfera, donde erosiona la capa de ozono.

Reducir las emisiones de óxido nitroso y otras emisiones distintas del CO 2 más temprano que tarde, dijeron los autores, podría ayudar a frenar el calentamiento máximo de este siglo.

“Hacerlo podría ‘aplanar la curva’ de un exceso de temperatura, donde las temperaturas globales superan los 1,5°C y eventualmente vuelven a enfriarse”, dijo Yang Ou, coautor del estudio e investigador de la Facultad de Ciencias e Ingeniería Ambientales de Pekín. Universidad.

Ya se han logrado algunos avances, en particular el Compromiso Global de Metano, en el que más de 150 países se comprometieron voluntariamente a reducir las emisiones de metano. Sin embargo, se necesitan acciones más detalladas, dijeron los autores.

Afortunadamente, muchas de las tecnologías necesarias para reducir las emisiones distintas de CO 2 ya existen. La sustitución de agentes refrigerantes respetuosos con el clima, la detección y reparación de fugas de gas natural y la recuperación de refrigerantes al desechar equipos de aire acondicionado o refrigeración podrían ayudar a disminuir esas emisiones. Los cambios dietéticos generalizados, como comer menos carne, también podrían ayudar a reducir las emisiones dentro del sector agrícola.

Aún así, dijeron los autores, se necesitan más avances. Los países podrían abordar una gama más amplia de emisiones distintas del CO 2 . Actualmente, el metano ocupa un lugar importante, mientras que el óxido nitroso y los gases fluorados son igualmente o más importantes, según el nuevo trabajo.

Y a medida que surjan nuevas medidas de mitigación en torno a estas emisiones que durante mucho tiempo no se han abordado, los países podrían beneficiarse al considerar todos los sectores y fuentes de donde fluyen, desde la ganadería hasta la producción de energía.

Aumentar la eliminación de dióxido de carbono

Según los autores, eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera terrestre es esencial. Destacan una brecha importante entre la cantidad de dióxido de carbono que los países se han comprometido a eliminar y la cantidad que debe eliminarse para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Según los autores, las promesas actuales son insuficientes; debemos extraer entre 1 y 3 gigatoneladas adicionales de dióxido de carbono de la atmósfera de la Tierra anualmente para 2030, y entre 2 y 7 gigatoneladas por año para 2050. De lo contrario, el objetivo de 1,5° probablemente seguirá fuera de nuestro alcance.

Muchas tecnologías de eliminación de dióxido de carbono siguen siendo incipientes y costosas. Sin embargo, para alcanzar el objetivo de calentamiento, deben ser rentables y desplegarse a gran escala. La próxima década, dijeron los autores, es clave.

Piden incentivos para impulsar la investigación, el desarrollo, la demostración y el despliegue de métodos novedosos y alternativos de eliminación de dióxido de carbono. Un enfoque amplio para la eliminación de carbono ofrece el camino más seguro, desde la forestación y la reforestación hasta el uso de biocombustibles combinados con la captura y el almacenamiento de carbono.

Los autores notan algunos avances: las inversiones en tecnología de eliminación de dióxido de carbono han aumentado en los últimos años, alcanzando un total de 4 mil millones de dólares en investigación financiada con fondos públicos. Sin embargo, sólo unos pocos países han realizado tales inversiones, que en su mayoría se han centrado en un número limitado de métodos de eliminación.

“Una participación más amplia podría, en última instancia, reducir los costos”, dijo McJeon, también coautor del nuevo comentario. “Y podría demostrar un punto importante: que la eliminación de dióxido de carbono se puede llevar a cabo en todo el mundo de diversas maneras, ya que cada región es más adecuada para algunos métodos de eliminación que otros”.

Detener la deforestación

Los autores del nuevo comentario señalan que solo en 2022 se perderán 4,1 millones de hectáreas de bosques tropicales debido a la deforestación. Una parte importante de las emisiones globales (16%) provino de la deforestación y otras formas de cambio de uso de la tierra entre 2012 y 2021. En algunas regiones, los bosques que alguna vez fueron sumideros de carbono se han convertido en fuentes. ¿Cómo podría ser una mayor ambición en esta área?

Los autores sugieren varios cursos de acción. Poner límites al aumento de las tasas de deforestación podría ayudar. Detener o reducir el consumo de productos como el aceite de palma o la soja también podría proteger los bosques en regiones importantes como América del Sur.

Un mejor seguimiento de la minería y la caza ilegales, la creación de nuevos incentivos para proteger los bosques propensos a incendios forestales de graves incendios forestales y los compromisos financieros para proteger los bosques son ejemplos de esfuerzos que valen la pena, dijeron los autores.

El equipo felicita a la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil, cuyos gobiernos informaron recientemente disminuciones significativas en las tasas de deforestación desde julio de 2022. La Asociación de Líderes sobre Bosques y Clima: una declaración conjunta para detener y revertir la pérdida de bosques y la degradación de la tierra para 2030 —fue firmado por más de 100 países en la COP27. Sin embargo, si queremos alcanzar el objetivo de calentamiento, según los autores, se deben lograr avances similares a una escala más amplia.

“Si bien el próximo proceso de balance global probablemente se centrará en evaluar las acciones climáticas y el progreso logrado hasta la fecha”, dijo Iyer, “será importante centrar las negociaciones y los debates en iniciativas para aumentar la ambición en áreas hasta ahora ignoradas. El progreso en esas áreas podría dar forma a la trayectoria de las emisiones globales en las próximas décadas y mejorar nuestras posibilidades de mantenernos por debajo de 1,5°C”.

Este trabajo surge del Instituto Conjunto de Investigación del Cambio Global, una asociación entre el Centro para la Sostenibilidad Global de la Universidad de Maryland y el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico. Allí, investigadores de una amplia gama de disciplinas colaboran para modelar los sistemas humanos y terrestres, desde aquellos que aprovechan y suministran energía a nuestros hogares hasta aquellos que gobiernan el clima extremo. Sus hallazgos ayudan a los formuladores de políticas a tomar decisiones informadas sobre la amplia gama de posibles consecuencias que se derivan de la acción social.

Más información: Gokul Iyer et al, Haciendo balance de las contribuciones determinadas a nivel nacional: el aumento continuo de la ambición es fundamental para limitar el calentamiento global a 1,5 °C, One Earth (2023). DOI: 10.1016/j.oneear.2023.08.019



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com